Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Pedir lo posible

En la entrevista publicada por ustedes el pasado día 4 de febrero, Carmen Negrín declaraba que carecía de la nacionalidad española. Al terminar de leer sus declaraciones, no encontraba razones que justificasen el porqué la familia de don Juan Negrín, a día de hoy, puede tener pasaporte estadounidense y francés, pero no el español.

Tras los comentarios vertidos por dirigentes políticos del PP en esta legislatura pasada a causa de la Ley de la Memoria Histórica, y tras escuchar hasta la saciedad su perverso y falaz argumento en contra de la misma por "reabrir heridas", no seré yo quien les pida a ellos la concesión automática a toda la familia Negrín de la nacionalidad española.

Ahora bien, sí considero que un futuro Gobierno socialista debiera de llevar a cabo de forma ineludible este ejercicio de reparación de la memoria de don Juan Negrín en su familia. Más aún cuando la figura del eminente fisiólogo ha sido vilipendiada dentro de las propias filas socialistas hasta hace apenas unos años.

Por favor, no demos lugar a que Carmen Negrín tenga que solicitar la nacionalidad española. Este Gobierno y este país se la debe. Tengamos ese gesto para con ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de febrero de 2008