Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"He recuperado la motivación"

Gasol, elogiado por Magic y Jackson, lanza a los Lakers a un récord de triunfos fuera

Resfriado, en un periplo sin solución de continuidad avión-hotel-pabellón-avión desde que fichó por los Lakers el 1 de febrero, Pau Gasol ha recobrado sus mejores sensaciones sobre la cancha. Así lo cuenta: "He recuperado la motivación, la ilusión que siempre me ha caracterizado a la hora de jugar. La oportunidad es inmensa, la ocasión de ganar cada noche. Es una inyección de motivación e ilusión". Habla, vía telefónica, desde Charlotte poco después de haber cooperado al cuarto triunfo de los Lakers desde que se incorporó al equipo. La víctima, esta vez, fueron los Bobcats (97-106).

Sus actuaciones son elogiadas por legendarios ex jugadores como Jerry West y Magic Johnson. "Estoy feliz porque ahora contamos con un jugador listo que anota desde dentro y desde fuera. Además, es buen pasador y rebotea bien", declaró este último a la prensa local. Y, por supuesto, por su entrenador, Phil Jackson. A tal extremo le ha acostumbrado a la excelencia que Jackson incluso se extrañó de que en Miami, frente a los Heat, "sólo" anotara 12 puntos. Ante los Bobcats levantó el listón con 26, seis rebotes y seis asistencias. El técnico de los nueve anillos se lo reconoció: "No se siente al máximo, pero hizo un gran partido. Redobló su esfuerzo y jugó muy bien".

"Con Kobe hablo a veces en español o italiano. Me ayuda a mejorar en ataque"

"Es listo, anota desde dentro y fuera y pasa y rebotea bien", dice de él Johnson

El pívot español ha disputado ya cinco encuentros con los Lakers y, desde que fichó, hace 12 días, su periplo viajero es el siguiente: Memphis, Los Ángeles, Washington, Nueva Jersey, Atlanta, Orlando, Miami, Charlotte. Y hoy estará en Minnesota, donde concluirá la gira del equipo. Ya había empezado con anterioridad. El noveno partido consecutivo lejos de casa será ante los Wolves y los Lakers tienen la ocasión de batir un récord. De ganar, el balance sería de siete victorias y dos derrotas (4-1 con Gasol).

"Me he adaptado bastante bien al sistema de juego y me siento cómodo", asevera Gasol, que anotó 12 de los primeros 14 puntos del partido ante los Bobcats. "Es un sistema con muchas opciones y una base muy repetitiva y simple. En función del pase, del balón y de la situación de los jugadores, la jugada va hacia un lado u otro".

Su buen entendimiento con la figura angelina, Kobe Bryant, que firmó 31 puntos ante los Bobcats, es un factor esencial para su adaptación. Le conocía desde que participó en los All-Star, primero en el de los novatos y después, en 2006, en el absoluto, y el pasado verano coincidieron en el gimnasio de un hotel cuando Bryant visitó Barcelona. "Muchas veces hablamos en español y algunas un poquito en italiano, idioma que él domina mejor [su padre jugó varios años en Italia]. Así, los rivales no se enteran de lo que decimos. Me ayuda un poco a mejorar los movimientos en el ataque".

Gasol elogió la temporada que está llevando a cabo su compañero en la selección española José Manuel Calderón; opinó que el base de los Raptors de Toronto, antes o después, acabará disputando el All-Star y adelantó que su ilusión es competir en los Juegos Olímpicos, aunque la temporada se prevé más larga de lo habitual al participar los Lakers en los play off.

De momento, continúa arrastrando las molestias en la espalda que le impidieron disputar algunos partidos con los Grizzlies y hace votos por la pronta reaparición del joven Andrew Bynum, ahora lesionado: "Estaba haciendo un curso muy bueno y nos dará un plus. Es posible que, cuando regrese, yo tenga que cambiar un poco la posición en el ataque".

No se atrevió a vaticinar qué equipos pueden disputar la final. Destacó la experiencia de los Spurs y los Mavericks y asumió la presión que sus compañeros y él tendrán que afrontar: "Una vez en los play off, deberemos demostrar que merecemos el crédito que tenemos".

Gasol está deseando que concluya la gira para afincarse en Los Ángeles y acabar de conocer su nuevo club: "Poco a poco, voy asimilando su grandeza. Cuando llegue allí, intentaré buscar una casa. El primer partido será muy especial". Se disputará en la madrugada del miércoles de la próxima semana, hora española, contra los Hawks de Atlanta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de febrero de 2008