Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No aguantó la presión

Tachada de 'indecente', Mirza abandona los torneos de India

"Es imposible manejar la presión". Es la excusa que ha dado Sania Mirza -considerada la mejor tenista de toda la historia de India y actualmente la número uno de Asia- para abandonar los torneos en su país, donde es blanco de las críticas de los sectores más conservadores.

Así que la deportista no jugará el próximo mes en el Abierto de Bangalore, al sur de India. Sin embargo, la tenista no esconde sus deseos de participar en los próximos torneos de Doha y Dubai.

"Soy una chica normal de 21 años que juega al tenis", se defiende

Mirza, de 21 años, es un ídolo entre la juventud. Se pueden ver sus fotografías jugando tenis colgadas en las paredes de pequeños comercios de todo el país y durante sus partidos las cafeterías de las ciudades están llenas de sus seguidores que siguen con verdadero entusiasmo la transmisión.

Pero la deportista es también el centro de las críticas de los sectores más conservadores del país. La tenista fue fotografiada el mes pasado, durante la copa Hopman en Australia, mientras descansaba sentada con los pies apoyados sobre una mesa donde había una bandera de India. Aunque ella aseguró que había sido un gesto sin mala intención, fue acusada ante la corte por "insulto al honor nacional".

En Hyderabad, la ciudad al sur de India donde vive, la estrella fue acusada ante la policía por filmar un anuncio publicitario en una mezquita. También, algunos grupos musulmanes comenzaron una campaña contra ella por "indecente" cuando asistió a la corte vistiendo shorts y una camiseta sin mangas. "Por estas controversias y por los problemas que surgen cada vez que juega en India" los entrenadores de la joven deportista le han aconsejado que no juegue los próximos torneos de su país. "Soy una chica normal, de 21 años que juega tenis. Es muy difícil acostumbrarme a las presiones que regresan a mi constantemente", dice la que es considerada en el tenis la número 29 del mundo.

La joven asegura, sin perder la sonrisa, que a pesar de los ataques virulentos, lo más importante para ella ahora es seguir jugando en otros torneos internacionales. Mirza regresó recientemente de Australia, donde jugó el Abierto y a pesar de la derrota ante la estadounidense Venus Williams, fue calificada como la número uno de Asia. "Esto significa un hito para mi carrera y un paso más cerca de la realización de mis sueños de convertirme una de las 10 mejores en el mundo", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de febrero de 2008