Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | TONI CANTÓ - ACTOR | PROPUESTAS

Rococó de Cachemira

El actor valenciano, que protagoniza estos días la obra Baraka en el teatro madrileño de La Latina, habla sobre su viaje a Cachemira.

¿Por qué zona anduvieron?

Por la parte de India. Empezamos por el valle, para luego ir subiendo hacia el Himalaya. Primero paramos en Srinagar, que se organiza en torno al río, con lo cual hay gran cantidad de tiendas y casas barco, donde uno se aloja.

¿Y qué tal se duerme?

La verdad que a las mil maravillas. Está muy acondicionado. Te cocinan y todo. Y la decoración antigua, que es rococó de la zona, es lo más.

¿Y cómo es ese rococó?

Potente. Muy potente. Con interiores de madera llenos de molduras y mucho dorado.

¿Visitaron más ciudades?

Conseguimos subir a Leh, que está a más de 3.000 metros de altura. La ciudad es una maravilla y además está llena de mochileros de todo el mundo.¿Y los habitantes?

La hospitalidad de la gente de Cachemira es apabullante. En Leh, una familia nos invitó a cenar a su casa. Nos dieron muchísimo de comer y luego casi no nos dejaban irnos.

¿Alguna otra anécdota?

La subida a Leh es una anécdota en sí. Paramos en un hotel de montaña que era imposible. Si me acordara del nombre prevendría a la gente. Y lo que es el trayecto; nunca he visto más curvas y precipicios en mi vida.

Irían despacio...

Para nada. Al que tenga vértigo, no le recomiendo la subida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de febrero de 2008