Cultura quiere que 13.000 funcionarios utilicen más el euskera

A lo largo de los últimos años, cientos de trabajadores de las administraciones públicas vascas han aprendido euskera y han acreditado el perfil correspondiente. Sin embargo, este incremento en el conocimiento del idioma no se ha traducido en una utilización cotidiana en el trabajo. Por ello, el reto que se marca ahora la Viceconsejería de Política Lingüística, dependiente del Departamento de Cultura, es conseguir que el euskera se convierta en una lengua de "uso normal" en los puestos públicos y, de ese modo, "garantizar los derechos lingüísticos de la ciudadanía", explicó ayer su responsable, Patxi Baztarrika.

Para lograr este objetivo, Cultura ha diseñado para el próximo lustro (2008-2012) unos criterios para elaborar planes de uso en los que quiere implicar a 12.948 trabajadores (el 38,20% del total) de las administraciones públicas, desde el propio Gobierno vasco y sus organismos autónomos hasta los ayuntamientos, pasando por las Juntas Generales, las diputaciones, el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas, el Consejo de Relaciones Laborales y el personal de administración y servicios de la UPV. De estos casi 13.000 empleados, 12.043 han acreditado ya el perfil lingüístico exigido, mientras que los 905 restantes están en ello.

'Declaración de París'

El principio fundamental que rige los criterios de Cultura es "garantizar los derechos lingüísticos" de los ciudadanos con la atención directa tanto en lengua castellana como vasca. A partir de ahí, la idea es que los trabajadores que saben euskera pero no lo usan o lo hacen poco, desarrollen como mínimo una función comunicativa en este idioma. Cada administración decidirá qué objetivos quiere cumplir y el ritmo para hacerlo.

En cualquier caso, una de las sugerencias de la Viceconsejería de Política Lingüística es que se promueva la redacción de textos "de calidad" en euskera "sin recurrir sistemáticamente a la traducción". Cultura pondrá a disposición de los trabajadores públicos cursos de capacitación para ayudarles a desarrollar en euskera las tareas específicas elegidas por su administración.

Si estos 12.948 trabajadores dan el paso de utilizar más el idioma cooficial, "en cinco años podríamos lograr que el euskera no quede en segunda línea, sino que se use en igualdad de condiciones que el castellano", subrayó el viceconsejero de Política Lingüística.

Baztarrika, junto a sus homólogos de Cataluña y Galicia, presentará hoy en la capital francesa, dentro de la feria Expolangues, la Declaración de París por la Pluralidad Lingüística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 07 de febrero de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50