Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un diputado de CiU admite al juez su relación con un 'capo' georgiano

"No tengo nada de qué arrepentirme", asegura Fernández Teixidó

El ex consejero de Trabajo de la Generalitat en el último Gobierno de Jordi Pujol y diputado de CiU en el Parlament, Antoni Fernández Teixidó, admitió ayer al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu su relación "personal, familiar y profesional" con el presunto capo de la mafia georgiana Malchas Tetruashvili. Fueron contactos "esporádicos", aclaró el diputado nacionalista al acabar la declaración. "No hay ni un solo elemento del que tenga que arrepentirme, ni nada por lo que tenga que pedir disculpas", insistió.

Fernández Teixidó declaró como testigo durante más de una hora en un juzgado de Barcelona en relación con la Operación Avispa, que en junio de 2005 desarticuló una supuesta red mafiosa georgiana que blanqueaba dinero en España. Según los investigadores, el número dos de esa organización era Tetruashvili, quien el pasado 20 de noviembre explicó al juez que en 2005 firmó un contrato de asesoramiento por el que debía abonar a Fernández Teixidó 100.000 euros más incentivos. El capo georgiano también declaró al juez que en 1999 ya había contratado a la gestoría Ceteb, propiedad de Esther Amselem, esposa del diputado.

"Yo ya tenía la conciencia tranquila antes de declarar y la sigo teniendo", explicó Teixidó al salir del juzgado.

Además de esa relación profesional, el diputado de CiU también reconoció al juez que en 2001 solicitó al ex subdelegado del Gobierno en Barcelona David Bonet que organizase una reunión con Tetruashvili para facilitar la contratación de mano de obra extranjera para sus negocios hoteleros.

Otro de los testigos que también declaró ayer ante el juez fue el ex comisario de policía Francisco Álvarez, condenado por el secuestro de Segundo Marey, y que era asesor de seguridad de Tetruashvili.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de febrero de 2008