Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Maharishi Mahesh Yogi, el gurú de los Beatles

Maharishi Mahesh Yogi, el gurú indio con más de cinco millones de seguidores de su técnica de "meditación trascendental", que popularizó por Occidente, murió el pasado martes en su mansión en Vlodrop, al sur de Holanda. Entre sus discípulos se encontraba gente tan famosa como los Beatles, los Rolling Stones, Shirley MacLaine y Mia Farrow.

"Deseo una larga vida para el mundo en paz, felicidad, prosperidad y libre de sufrimiento". Así se despidió hace tres semanas. Consideraba que había terminado su trabajo y se retiró al silencio. Se mantuvo aislado en dos de las 200 habitaciones de su casa y cuartel general de su organización. Según sus portavoces, "murió en su tranquilo sueño y por causas naturales debido a su avanzada edad" (entre 90 y 99 años). El Maharishi, título que en hindi significa "gran vidente", nació en Madhya Pradesh, Estado del centro de India, hijo de un inspector de Hacienda. Estudió Física y trabajó en una fábrica antes de dedicarse al estudio de la consciencia y la meditación. De su pasado se sabe poco más, pues aseguraba que "los monjes no deben hablar de sí mismos: lo importante es el mensaje, no la persona".

Concibió su teoría de "meditación trascendental" durante un retiro en silencio de dos años en el Himalaya. La práctica se basa en el yoga y es "una marcha espontánea hacia la esencia liberada de uno mismo" para alcanzar un estado de consciencia pura que ayuda a mejorar la salud, encontrar la felicidad y contribuir a la paz mundial, según su creador. Con esta filosofía se han fundado 1.000 centros de meditación y universidades en 130 países y se ha formado un emporio que vende desde medicina naturista y cosméticos hasta bienes raíces, que ha amasado una fortuna estimada en cientos de millones de dólares. Esa "comercialización" atrajo las críticas sobre el carismático anciano de barba blanca, especialmente de los sectores hinduistas más tradicionales.

Cuando los Beatles se convirtieron en sus discípulos su popularidad se multiplicó. En 1967, el gurú estaba con ellos durante la muerte de su manager, Brian Epstein, y en 1968 la banda lo visitó en su centro en Rishikesh (al norte de la India), donde compusieron muchas canciones del Álbum Blanco. Pero después abandonaron las clases "con mal sabor de boca", por razones nunca explicadas por el grupo. A pesar del incidente, muchas celebridades se unieron a sus filas de seguidores. En el mundo, millones de personas, desde pobres en la calle de Nueva Delhi, hasta millonarios en Nueva York, siguen el legado de Maharishi. "Cada vez más gente vive en congruencia con esta ideología de paz y solidaridad y conciencia de la humanidad, así Maharishi ha mejorado el mundo", asegura a este diario la directora del Centro para la Excelencia de la Educación en Bophal, Reeta Prakasham.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 2008