El Colegio Médico deja solo al PP y cierra el expediente sobre Leganés

Sanidad reactiva la investigación contra cuatro médicos, pese al archivo judicial

La Comunidad se ha quedado sola en su actuación contra los médicos de urgencias del hospital Severo Ochoa de Leganés. El Colegio Oficial de Médicos de Madrid, que hasta ahora había actuado en sintonía con el Ejecutivo de Esperanza Aguirre, del PP, ha archivado el expediente que tenía abierto contra los médicos del Severo Ochoa por las sedaciones.

El expediente quedó en suspenso mientras investigaba la justicia. La Comisión Deontológica ha decidido ahora cerrarlo definitivamente, según confirmó ayer una portavoz. La Consejería de Sanidad mantiene los expedientes contra cuatro médicos, pese al archivo judicial.

La acusación acepta el archivo y no intentará reabrir el sumario
El ex jefe de urgencias exige que declare el cuerpo de inspectores
El consejero no restituirá a los 16 empleados que relevó de sus cargos

Más información

La Comisión Deontológica del Colegio de Médicos no llegó a tratar el caso de las sedaciones de Leganés. "El expediente informativo que abrió el Colegio está archivado porque así lo ha decidido la Comisión Deontológica", según confirmó una portavoz de la institución.

En junio de 2006, el juez que instruyó el caso por las sedaciones de Leganés, Rafael Rosel, pidió un informe al Colegio. La presidenta, Juliana Fariña, designó un grupo de peritos y le hurtó el trabajo a la Comisión Deontológica. Esto provocó la dimisión del presidente de este órgano, Miguel Casares, que acusó a Fariña, próxima a la consejería, de actuar de forma parcial. "Ha sido un juicio político, moral y religioso, no médico", declaró entonces. Casares, presidente del Comité de Ética de Getafe, auditó en 2003 las sedaciones en las urgencias de Leganés y alabó el trabajo de los médicos.

Así, la Comisión Deontológica se encontró con su expediente congelado a la espera de que hablara la justicia y con que unos médicos designados a dedo por Fariña inspeccionaban para el juez las historias clínicas controvertidas. Estos médicos hallaron, sin hablar con los facultativos del Severo Ochoa, cuatro casos en los que a su juicio la sedación estaba contraindicada. En sus valoraciones había errores clamorosos, como considerar que un enfermo había muerto a los pocos minutos de la sedación, cuando en realidad habían pasado 12 horas y pocos minutos -el perito creyó que el paciente ingresó a las 11.00, cuando en realidad lo hizo a las 23.00-. Con este informe, el juez archivó el caso.

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado el archivo del caso que en junio de 2007 dictó el juzgado de Leganés y ha ordenado retirar cualquier alusión a la mala práctica médica.

El Colegio considera ahora que su expediente ha prescrito, aunque normalmente el tiempo de instrucción judicial no cuenta para la prescripción, según fuentes jurídicas. El Colegio podría seguir con el expediente, pero en realidad con su decisión deja sola a Esperanza Aguirre.

Fuentes de la Asociación de Víctimas de Negligencia Sanitaria (Avinesa), que representa a tres familias de fallecidos en Leganés, explicaron ayer que aceptan el auto de archivo de la Audiencia de Madrid y que no intentarán reabrir el caso. Como Avinesa es la única parte en el caso (la consejería lo denunció al juzgado pero luego no se personó en la causa), esto supone dar prácticamente por cerrado el caso.

La única que mantiene sus expedientes abiertos es la Consejería de Sanidad, que nada más comenzar el caso expedientó a cuatro médicos y los dejó en suspenso mientras decidía la justicia, y que ahora ha reactivado esos expedientes.El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, anunció ayer, en una reunión con la junta de personal del Severo Ochoa, que no paralizará los expedientes administrativos, que quedaron en suspenso al abrirse la causa judicial. "Un expediente disciplinario no sigue directrices políticas", declaró luego. "Es un asunto del instructor, según la normativa y siempre basándose en la presunción de inocencia". De los médicos expedientados, sólo Luis Montes, ex coordinador de Urgencias, sigue en el centro.

Tampoco está dispuesto a restituir a los 16 trabajadores relevados (tres supervisores, cinco jefes de servicio y ocho médicos de Urgencias a los que no se les renovó).

Güemes se sacó ayer de la manga un nuevo argumento para justificar la destitución de Luis Montes, ex coordinador de Urgencias del hospital Severo Ochoa de Leganés. Aseguró que el médico interfirió desde su cargo en la investigación de los inspectores de Sanidad realizada hace tres años. "Ésa fue la razón de la pérdida de confianza", afirmó el consejero, que asegura que Montes no facilitó las historias clínicas de los pacientes.

Hasta ahora Sanidad había defendido el cese de Montes por el caos de organización en el servicio de Urgencias que había generado la pérdida de confianza de sus superiores (una tesis recogida en el argumentario entregado por el PP a los dirigentes regionales). Esta nueva explicación llega cuando vuelven a abrirse los expedientes administrativos contra Montes y otros cuatro médicos, una vez archivado por la Audiencia Provincial el caso de las muertes por sedación en Leganés, y se ha ordenado retirar las alusiones a la mala práctica médica.

El doctor Montes retó al consejero a decir "cómo, dónde y cuándo" ha interferido en la investigación, y afirmó que cuando los inspectores enviados por el anterior consejero, Manuel Lamela, se dirigieron a él, ya había sido destituido. Además, aseguró que les aportó toda la documentación que le requirieron. "Es una mentira y solicito al Cuerpo de Inspectores que se pronuncien sobre esto", agregó.

La junta de personal recibió por la mañana la visita sorpresa del consejero, a la misma hora, las 10.30, en la que tenían previsto un encuentro con diputados socialistas, encabezados por su secretario general, Tomás Gómez. Desde UGT y CC OO criticaron que se les convocó apenas una hora antes de la reunión con el consejero, que además llegó tarde. "De los 23 miembros, éramos la mitad, porque no ha dado tiempo a reunir a todos", explicó la representante de Comisiones, Isabel Serrano.

"Era un encuentro con el equipo de Montes y la junta de personal de carácter privado para expresar nuestro apoyo, porque entendemos que se les ha dañado de forma irreversible en su prestigio personal", explicó ayer Tomás Gómez, que ironizó con que el consejero se dedique a "contraprogramar a la oposición". "Hemos pensado que a lo mejor iba a pedir perdón y a paralizar los expedientes, pero ha sido una sorpresa saber el objeto de su visita", agregó el líder socialista.

Güemes negó que fuera a boicotear a Gómez y aseguró que aprovechó una visita de rutina al hospital para aceptar la invitación de la junta de personal para volver a reunirse con ellos.

El doctor Montes celebra el archivo de la causa delante del hospital el pasado 28 de enero.
El doctor Montes celebra el archivo de la causa delante del hospital el pasado 28 de enero.LUIS SEVILLANO

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 04 de febrero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50