Caballero da un plazo de 20 días para comenzar el auditorio de Vigo

Corina Porro atribuye la paralización del proyecto a la egolatría del alcalde

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, emplazó ayer a la promotora del auditorio-pazo de congresos de la ciudad, la UTE Pazo de Congresos, liderada por Sacyr y Caixanova, y al autor del proyecto, César Portela, a que lleguen a un acuerdo en 20 días para comenzar las obras. Si no es así, dijo Caballero, el Ayuntamiento iniciaría un nuevo proceso de adjudicación del proyecto.

El proyecto que adjudicó el PP, dice Caballero, era "casi irresoluble"

Las diferencias entre la promotora y el arquitecto son financieras. La primera está dispuesta a afrontar una inversión de 90 millones de euros, mientras que Portela la cifra en 122 millones, después de rebajarla desde los 154,5 millones del proyecto ejecutivo inicial. Caballero, que ya había asegurado a finales del año pasado que las obras empezarían el 2 de enero, afirmó ayer que "todos los actores tendrán que definirse en 20 días" y llegar a un acuerdo "razonable" que convenza al Ayuntamiento. Los técnicos municipales, según señaló, han emitido informes "muy preocupantes" sobre la solución que admite la actual situación, que podría acabar en los tribunales por los referentes "contradictorios" que figuran en el contrato de adjudicación.

César Portela no se muestra dispuesto a introducir más modificaciones a la baja, "ya que entonces no sería el proyecto con el que gané el concurso". La clave del problema radicaría en las condiciones de este concurso, que se falló sin incluir el proyecto constructivo y dejando abierta la posibilidad de elevar los costes del proyecto básico que lo ganó. Las especificaciones técnicas relativas a materiales y espacios serían imposibles de realizar con el presupuesto de 85 millones en que se adjudicó inicialmente la obra.

La culpa, según el alcalde, sería del anterior gobierno del PP, que dejó sobre la mesa un proyecto "catastrófico, contradictorio y casi irresoluble". Respondió así a su predecesora, Corina Porro, que ayer mismo atribuía a la "egolatría del alcalde" la paralización del proyecto. "¿Quién es él para paralizar algo que ya estaba adjudicado, que tiene los terrenos y la financiación?", se preguntaba Porro, acusando a Caballero de meter el proyecto en un callejón sin salida "sólo por su empecinamiento en parar algo que ya habíamos adjudicado y resuelto".

La ex alcaldesa soslayó, sin embargo, que la adjudicación municipal se hizo sobre el proyecto básico que ganó el concurso y no sobre el proyecto ejecutivo, que Portela presentó en el ayuntamiento a finales del año pasado. En consecuencia, el equilibrio económico financiero "nunca se llegó a cumplir", por lo que el proyecto se licitó "en base a una mentira", dijo ayer Caballero. "Lo mejor que puede hacer la oposición en este asunto es estar callada", concluyó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La fecha inicial para la conclusión de la obra, una vez adjudicada, era 2009. Corina Porro, la conselleira de Política Territorial, María José Caride, y el presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, pusieron la primera piedra en junio de 2006. Hasta ahora sólo se demolió el edificio de Casa Mar para liberar el solar, pero aún se confía en que la obra pueda estar concluida en 2011.

"Estamos trabajando a marchas forzadas para buscar una solución que esperamos encarrile el asunto en los próximos días", dijo ayer el director general de Caixanova, José Luis Pego. "A partir de ahí, a trabajar a la japonesa", agregó.

Representación virtual de la maqueta del auditorio de Vigo sobre el entorno en que será ubicado.
Representación virtual de la maqueta del auditorio de Vigo sobre el entorno en que será ubicado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS