Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran irrita a varios economistas por incluirlos sin permiso en su grupo asesor

"Si llego a saber que se presenta así, les digo que no", afirma un catedrático

El flamante consejo asesor que Josep Antoni Duran Lleida presentó el lunes para dar una pátina de credibilidad al programa económico de Convergència i Unió hace agua por todas partes. Publicitado con gran pompa por el propio candidato de CiU a las generales, resulta que el consejo no existe como tal. Lo denunciaron ayer varios de los 12 economistas que Duran dijo haber incluido en su grupo de colaboradores, a través de una carta publicada en La Vanguardia.

Los denunciantes son los catedráticos y profesores Joan Corona, Jaume Ventura, Antonio Argandoña, Guillem López Casanovas, Jordi Galí, Jordi Gual y Alfred Pastor, todos ellos citados por Duran el pasado lunes como miembros de su supuesto consejo de asesores. Otros no aparecen como firmantes porque no se los pudo localizar.

Estos economistas se desmarcaron ayer de la iniciativa y explicaron que su su única vinculación con el político democristiano fue acceder a reunirse con Duran para exponerle su visión de la economía. "Nunca se nos dijo que por hacer esto seríamos presentados como un grupo o consejo asesor del candidato de CiU", aseguraron ayer tres de los economistas.

Todos coinciden en cómo se desarrolló el cónclave. "Nos llamó Josep Sánchez Llibre y nos planteó si queríamos participar en una reunión con varios expertos para analizar la situación actual de la economía", explica uno de ellos. "En medio de la reunión es verdad que entraron periodistas con cámaras. Al finalizar, nos preguntaron si teníamos algún inconveniente en repetir en siguientes reuniones y todos dijimos que adelante". Su "sorpresa" fue considerable al verse reflejados en todos los medios como "asesores" de Duran.

Duran se defendió ayer de las críticas de los economistas y aseguró que el desmarque del supuesto grupo asesor "no altera para nada el contenido, excepto el nombre, que no hace la cosa".

Los afectados, en cambio, discrepan del candidato de Convergència. "Yo no tengo ningún inconveniente en asistir a reuniones ni en dar mi parecer, lo he hecho con varios políticos de distinto signo, pero si llego a saber que me invitan para configurar un consejo asesor de campaña electoral, hubiera dicho que no", asegura un catedrático.

El cargo de algunos de ellos les impide posicionarse políticamente. Es el caso, por ejemplo de Guillem López, consejero del Banco de España, y de Jordi Gual, subdirector de La Caixa. "No sé si ha habido mala fe, pero está claro que alguien ha metido la pata", añade otro.

El grupo ya se ha visto inmerso en otra polémica esta semana al trascender que dos de los que asistieron a la reunión, Antonio Argandoña y Joan Corona, son miembros de FAES, la fundación que preside José María Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de febrero de 2008