Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy retrasó la decisión sobre Gallardón para evitar "seis meses de problemas"

El líder del PP, Mariano Rajoy, sigue obligado a dar explicaciones en cada una de las múltiples entrevistas que ofrece estos días sobre la mayor crisis vivida en el PP desde las elecciones de 2004, originada por la exclusión del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, de la candidatura al Congreso. Ayer, en Antena 3, Rajoy aseguró que esta decisión no le restará votos al PP. Él cree que en Madrid su partido ha presentado una lista "muy potente", y entre las estrellas citó a Manuel Pizarro, su número dos; a Eduardo Zaplana, el portavoz parlamentario, y Cristóbal Montoro, ex ministro de Hacienda.

Como tenía esos pesos pesados, vino a decir, no necesitaba a Gallardón. "Tenía una extraordinaria lista por Madrid y creo que es bueno que cuando la gente se presenta a una cosa se dedique luego a esa cosa", señaló en referencia al alcalde, reelegido hace ocho meses. Rajoy obvia, sin embargo, que ha colocado en la lista a seis alcaldes como cabezas de listas y a otros tantos en puestos de salida asegurada. Todos ellos fueron elegidos también hace pocos meses y compatibilizarán el cargo con el de diputado, a pesar de que algunos, como la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, deberán pasar la mitad de la semana muy lejos de su lugar natural de trabajo.

Rajoy trató de justificar también por qué tardó tanto en tomar la decisión, algo muy criticado en el PP. "Si la hubiera tomado antes podría haber tenido el problema durante seis meses, y además luego podría haber tomado otras decisiones". Rajoy ya ha explicado que decidió excluir a Gallardón después de fichar a Pizarro.

Pero Esperanza Aguirre comunicó a Acebes en Navidades que estaba dispuesta a dimitir como presidenta de la Comunidad de Madrid para ir ella también en las listas al Congreso. Y Rajoy llamó a Pizarro después de Reyes, según confirman fuentes cercanas al empresario. Por tanto, después de saber que María San Gil, líder del PP vasco, no estaba dispuesta a ser su número dos por Madrid, y también después de conocer el conflicto con Aguirre que tenía encima de la mesa. Cuando Pizarro le dio el -molesto porque se lo hubiera pedido tan tarde-, Rajoy decidió dar el portazo a Gallardón, que estaba convencido de que iría al Congreso.

Rajoy también habló sobre la ley de matrimonio homosexual, y mantuvo la ambigüedad. Dijo que respetará todos los derechos pero quitará el término matrimonio. Preguntado acerca de si repetará que esas parejas puedan adoptar, dijo que no le gusta. Esperará a ver qué dice el Tribunal Constitucional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 2008