11.500 personas dependientes 'se pierden' por el camino

La Comunidad envía 12.600 casos pero el Gobierno sólo registra 977

La guerra entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno central con la Ley de Dependencia como arma tiene un nuevo capítulo. Tras el acuerdo alcanzado el 21 de diciembre, meses después de disputas por la puesta en marcha de la citada norma (aprobada en el Congreso hace ya un año), las contradicciones provienen ahora de los números. Así, mientras en el ministerio consta que desde la Comunidad de Madrid sólo se han elevado 977 casos de grandes dependientes desde que se aprobó la ley -tal y como denunció la semana pasada el edil socialista Pedro Zerolo-, en la Consejería de Asuntos Sociales aseguran que ya han valorado y enviado al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (concretamente al Imserso) 12.604 casos. Estos números corresponden a personas que requieren una atención urgente por sus imposibilidades físicas, las más graves.

En la Comunidad aseguran que han tenido que enviar los datos en cuatro discos compactos porque "el sistema informático del Imserso no funciona". Una cuestión que desmiente el ministerio, aunque reconoce que no todas las comunidades integran los datos igual: "La mayoría lo hacen por un sistema informático común, salvo algunas como Cantabria, Navarra o el País Vasco, que lo hacen a través de un web-service y, por ejemplo, Madrid y Castilla y León, que lo mandan en disco compacto porque lo prefieren".

En la Consejería de Asuntos Sociales aseguran que no es una cuestión de preferencia, sino que se ven "obligados a utilizar el rudimentario sistema de enviar un compacto y una copia en papel porque el web-service no funciona y ellos mismos [los responsables del Imserso] nos recomendaron que lo hiciéramos de esa forma". Según la documentación aportada a este periódico por la Consejería de Asuntos Sociales, enviaron 977 casos, en un primer disco, el 26 de noviembre; 670 casos, en el segundo disco, el 21 de diciembre; 983 el 28 de diciembre y, por último, 9.974 casos el 28 de diciembre, "porque se había firmado el convenio [entre la Comunidad y el ministerio] justo una semana antes", dicen fuentes de la consejería para explicar el incremento de esta remesa.

En el ministerio insisten en que, "a 20 de enero, constan 977 grandes dependientes" por los que la Comunidad de Madrid estará cobrando ya las cantidades estipuladas, entre 250 y 800 euros por persona aparte de la ayuda de 23 millones de euros, que ya recibió la región tras la firma del convenio antes de Navidad, para dar los servicios necesarios a los 25.000 grandes dependientes que se calcula que hay en la región.

Los CD con los datos de los dependientes quedan, por tanto, en manos del Imserso, tal y como aparece en el registro de entrada de los documentos a los que tuvo acceso este periódico, y es allí donde los funcionarios tienen que hacer el volcado de datos.

La cuestión que se plantea entonces es si desde el Imserso podrían estar dosificando el volcado de los datos de los grandes dependientes que llegan vía CD y con qué intención. Fuentes del ministerio aseguran que "los datos se vuelcan cuando llegan" (a pesar de que la fecha de entrada de los discos de la Comunidad son de diciembre); y que "son las comunidades autónomas las que tienen que dar los datos"; y que "si dicen 12.000, aceptamos 12.000", aunque en su sistema sólo consten 977, que son las personas por las que el Gobierno le está pagando a la Comunidad de Madrid, para que cubran el servicio de atención que se les haya asignado.

Hasta 811 euros

Para recibir las ayudas, los dependientes deben solicitar la evaluación en los servicios sociales de la Comunidad de Madrid, que es quien recibirá el dinero para transformarlo en el servicio correspondiente. A los dependientes severos les corresponden entre 328 y 450 euros mensuales para sus cuidados. La prestación económica para los que necesiten ayuda de profesionales privados asciende a 450 euros. Para los que hayan optado por el apoyo al entorno familiar, se destinarán 328 euros. Y a esa ayuda familiar se añaden otros 154 para que la persona encargada del enfermo cotice a la Seguridad Social y pueda recibir información. Para grandes dependientes, la cifra sube. Entre 811 y 608 euros para privados y de 405 a 506 euros para el entorno familiar, con los 153,9 euros antes citados.

El último episodio del desencuentro entre el Gobierno central y el regional tiene una base informática con una consecuencia demasiado humana. Mientras se vuelca o no el contenido de esos CD que entraron durante diciembre en el Imserso, 11.627 personas, que están ya valoradas y pendientes de recibir la atención que les corresponde, no reciben su ayuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 28 de enero de 2008.