Análisis:A la parrilla
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

¿Quién da más?

Veo pabellones deportivos, escenarios que asocio a los conciertos, al espectáculo, al teatro, a algo digno de mirar o de escuchar, abarrotados por multitudes entusiastas que escuchan con éxtasis religioso, identificación emocional y racional, hipnotizados, colocados sin necesidad de sustancias químicas, el ardoroso discurso que suelta un orador desde la tribuna. Y me pregunto: ¿qué venden esos cansinos actores, qué ofrecen, qué regalan, qué dan? Pero no consigo entenderlo, se me escapa. Como no he comprendido jamás el enigmático fervor de los que van a misa, los masivos orgasmos nacionalistas, los rituales de pompa y circunstancias.

Intento luchar contra mi frivolidad y dogmatismo y autoconvencerme de que la emoción que siente esa militancia al contemplar a sus líderes en vivo y en directo es de la misma naturaleza que cuando sentía (y percibes que los que están a tu lado también) que era testigo de algo excepcional que te alimenta el alma. O sea, un solo de trompeta de Miles Davis, un aullido de Van Morrison, un toque de Zidane, Gassman recitando a Shakespeare. Llego a la tolerante y libertaria conclusión de que cada uno se divierte como quiere o como puede.

Lo único sensato que he oído últimamente a un mitinero es la explicación de Solbes sobre ese aburrimiento que le ha descubierto un Rajoy adicto a las enseñanzas de Freud y de Sherlock Holmes. Cuenta Solbes que su tedio es real, se lo provoca escuchar tantas tonterías. No le ocurre sólo a él. Pretendo imaginar que somos mogollón los irresponsables que compartimos el hastío ante las satisfechas gilipolleces y la enfática tabarra que da la clase política en época de elecciones. Todos han cambiado su promesa de regalarnos el paraíso por el pragmatismo de ofrecernos dinero puro y duro. Que lo hagan ante notario y por adelantado. Se acabaría el intolerable abstencionismo y el nihilista voto en blanco.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS