Reportaje:

Así será el auditorio de Vitoria

Idom presenta las características que tendrá el futuro Palacio de Congresos

Cerca de 70.000 metros cuadrados útiles que incluirán una sala de congresos para un millar de asistentes, un auditorio con capacidad para 1.500 personas y un espacio destinado a espectáculos y exposiciones capaz de acoger casi otras 8.000. El futuro Palacio de Congresos, Exposiciones y Artes Escénicas de Vitoria contará además con un aparcamiento subterráneo de 760 plazas, que servirá en parte para financiar esta nueva infraestructura, que se levantará en la plaza Euskaltzaindia, junto a la sede del Gobierno, en el barrio de Lakua.

Estos son algunos de los aspectos más relevantes del plan de necesidades que ha redactado, por encargo del Ayuntamiento de la capital alavesa, la consultora Idom, que divide el futuro complejo en cinco grandes áreas. Ahora le toca el turno al proyecto arquitectónico que asuma este programa, marcado por el protagonismo que asume la acústica en todas sus áreas, hasta el punto de que se cuenta con el asesoramiento de Iñaki Añúa, director del Festival de Jazz y de la Semana de Música Antigua.

- Área de congresos. Vitoria apuesta por situarse en el circuito de los congresos de tamaño medio, con una afluencia de unos 450 participantes. Así y todo, la sala de conferencias estará acondicionada para asumir un aforo cercano a las mil personas. El capítulo de la calidad acústica, vital en el proyecto, también alcanza a este área, que incluirá un pequeño equipamiento escénico con el fin de facilitar la incorporación "de esas escenografías cada vez más habituales en los congresos", según apuntó ayer el vicepresidente de la ponencia que estudia el proyecto en el Ayuntamiento, Iñaki Prusilla.

- Área escénica. Si Idom estima que el futuro palacio podrá acoger 161 congresos al año, en el apartado de actividades escénicas la cifra se sitúa en un total de 67 representaciones, con 103 funciones anuales, capaces de asumir a 130.000 espectadores como mínimo, en términos globales, en una sala con capacidad para 1.500 personas. En este capítulo se vuelve a insistir en la calidad acústica, al apostar por un espacio polivalente que se acondicione, mediante paneles móviles, en función del tipo de espectáculo que se ofrezca. Las dimensiones de esta sala, de unos 5.000 metros cuadrados, permitirán programar óperas de formato medio e incluso grandes producciones en ocasiones excepcionales.

- Área de espectáculos y exposiciones. Tendrá autonomía con respecto a las áreas congresual y escénica, con las que compartirá servicios comunes como almacenes y oficinas. Idom sitúa los tres espacios en torno a una plaza común que sirva también de punto de encuentro para los ciudadanos. Esta zona, de 14.000 metros cuadrados, contará con capacidad para 6.000 personas sentadas que se elevará a 8.000 al retirar las butacas y el graderío retráctil.

- Aparcamiento subterráneo y restaurante. El programa de necesidades redactado por Idom incluye la construcción de un aparcamiento soterrado de 29.100 metros cuadrados con capacidad para 765 plazas, de las que 400 estarán destinadas a los usuarios de las actividades en el propio Palacio de Congresos, mientras que otras 265 se pondrán al servicio de los residentes en el barrio.

El restaurante, destinado a atender todas las actividades del complejo, tendrá capacidad para ofrecer menús diarios para 150 personas.

- Hotel. La propuesta de la consultora incluye la construcción de un hotel en la parcela que albergará el palacio. Se trata de un establecimiento de carácter urbano, de cuatro o cinco estrellas, con capacidad para unas 150 personas.

Sentido práctico sin firma

Parece que comienza a tomar forma aquel auditorio que soñó el anterior alcalde de Vitoria, el popular Alfonso Alonso, aunque con una serie de cambios relevantes. Ya no se ubicará en el centro noble de la ciudad, sino que ocupará una parcela en uno de los nuevos nudos de la capital alavesa, entre la futura estación intermodal y la sede del Gobierno vasco. Tampoco se apuesta ya por un edificio singular al que poco a poco se iría dotando de contenidos, como era el caso del proyecto que el arquitecto Juan Navarro Baldeweg elaboró para La Senda, frente a Ajuria Enea.

Ahora, con un claro sentido práctico, se han estudiado de forma previa las necesidades y los condicionantes que marcarán el trabajo de los estudios de arquitectura que presenten sus propuestas antes del próximo verano, con el fin de que las obras comiencen en la primavera de 2009.

Alonso, en sintonía con los primeros ediles de las capitales vecinas, apostó por un edificio singular destinado únicamente a la programación de actividades escénicas. En diciembre de 2001, convocó un concurso restringido a cuya final llegaron tres estudios de arquitectura de gran prestigio: Navarro Baldeweg, Herzog y Meuron, y Guillermo Vázquez Consuegra. Ganó el primero con una propuesta que se tuvo que ir acondicionando sobre la marcha a las diferentes necesidades que surgían, ya que el primer destino escénico se vio completado, a instancias de la oposición, por un plan para hacer un palacio de congresos.

Navarro Baldeweg realizó algunas transformaciones, mientras que el Ayuntamiento invertía más de tres millones de euros en el encargo y el presupuesto se duplicaba hasta alcanzar los 77 millones. Al final, Alonso perdió la alcaldía y con ella su sueño de dejar en Vitoria un edificio de una firma de primera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de enero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50