Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La manifestación racista coincide con el 'derby' Atlético-Real Madrid

Va a ser un día complicado para las fuerzas de seguridad. El partido de extrema derecha Democracia Nacional ha convocado a sus seguidores a manifestarse contra la "escoria venida de lejanas tierras" a las doce de la mañana frente al Ministerio de Trabajo. Sólo unas horas más tarde, la policía vigilará de cerca el derby Atlético-Real Madrid, calificado como de alto riesgo por la posibilidad de altercados entre los sectores ultras de sus aficiones. El despliegue policial incluye a 80 agentes entre policías nacionales y agentes de movilidad, así como seis ambulancias y 40 sanitarios. Además, se cortarán los dos carriles que pasan justo por debajo del estadio Vicente Calderón antes de que empiece el partido, a las 19.00.

La manifestación de Democracia Nacional podrá celebrarse gracias a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que la considera legal. La Delegación del Gobierno prohibió el pasado lunes la marcha por considerar, entre otras cosas, que sus "expresiones xenófobas y racistas atentan contra la dignidad de las personas". El TSJM aceptó el viernes el recurso que presentó Democracia Nacional, aunque con los votos particulares en contra de dos magistrados.

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, aseguró ayer que acata la decisión de los tribunales, pero lamentó que se haya autorizado una manifestación "racista, violenta y de extrema derecha".También la asociación Centro Panafricano condenó ayer la marcha y recordó que en España "la incitación al odio racial es delito, según el artículo 510 del Código Penal". La entidad señaló en un comunicado que los "partidos de carácter xenófobo o racista no pueden ser legales, según la Ley de Partidos".

La delegada del Gobierno, Soledad Mestre, dio ayer las órdenes necesarias para que el dispositivo policial garantice la seguridad y no se produzcan incidentes, según fuentes de la Delegación. Los organizadores de la marcha, eufóricos por la victoria ante los tribunales, calculan que puede acudir un millar de sus seguidores. El líder de Democracia Nacional, Manuel Canduela, aseguró que "se ha distorsionado" el mensaje de la marcha. El texto que el partido ha hecho público en su web asegura que los delincuentes son "la gran mayoría, venidos de fuera".

La Coordinadora Antifascista de Madrid critica en un comunicado que se permita la manifestación de Democracia Nacional y llama a la calma a sus seguidores: "Apelamos al antifascismo responsable", asegura el texto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de enero de 2008