Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Televisión

Los médicos no se reconocen en las series de médicos

Los pacientes llegan a los hospitales exigiendo tratamientos complejos

Un estudio de grabación no es un hospital. Pero quizá haya quien los confunda, y eso preocupa a los profesionales de la salud. La Organización Médica Colegial (OMC) ha analizado las series de televisión que tratan sobre hospitales y lo que ha visto no le gusta.

"Los seriales no pueden crear falsas expectativas en los pacientes", afirma en un estudio. "Deberían ser realistas (más ancianos y menos niños, adolescentes y jóvenes en hospitales, menos exploraciones sofisticadas, menos recuperaciones milagrosas, menos tratamientos experimentales...). La promoción de exploraciones y tratamientos innecesarios aumenta el gasto sanitario y el despilfarro de recursos", añade.

Pero "si las series reflejaran exactamente lo que pasa en un hospital serían muy aburridas. No sería ficción, sino un documental", dice Juan Algarra, quien ve las dos caras de la moneda: es médico de Urgencias en el Hospital Clínico de Madrid y guionista de Hospital Central, la serie de Tele 5.

Algarra reconoce que hay muchas diferencias entre lo que ocurre en un hospital y lo que reflejan los guiones. "La mayoría de los pacientes que van a urgencias son enfermos crónicos, pacientes mayores con múltiples patologías, y sus historias no tienen el menor interés. Las series tienen que atraer al público, y si sacáramos eso nadie las vería", afirma. "Buscamos enfermedades excepcionales y que evolucionen en ocho horas, que es el tiempo que se supone que transcurre en un capítulo. Y en ocho horas en urgencias no pasa prácticamente nada", dice.

Algarra no cree que los telespectadores esperen encontrarse a médicos como los de la televisión cuando van al hospital. "Nadie me ha dicho que en Hospital Central le tratarían mejor", dice. Pero ha habido casos de confusión. Le pasó al actor Jordi Rebellón (el doctor Vilches en la serie), según contó en el congreso de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias en junio. Un hombre se desmayó en el metro y hubo quien esperaba que le atendiera.

A la OMC tampoco le gusta la imagen que se da del personal sanitario, con sus amoríos y otros enredos. "Con la saturación de trabajo, desde luego que en un hospital no pasa nada de eso", dice Algarra. "Pero es fundamental que ocurra en la ficción", insiste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 2008