Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los precios de la vivienda usada ya caen en casi media España

Los pisos de segunda mano se abaratan en 22 provincias en el último trimestre

El dato ya lo destripó el jueves la ministra Carme Chacón: anticipó que la vivienda se había encarecido el año pasado menos del 5% y en una tasa cercana a la inflación, que cerró diciembre al 4,2%. Así que la expectación se reducía a saber en qué lado de la horquilla de ocho décimas se situaría la cifra final. 4,8%, anunció ayer el ministerio.

Este crecimiento, que en términos reales supone casi un estancamiento, es el más bajo de los últimos diez años. Pero la evolución no es la misma para toda España ni para todos los tipos de vivienda: el precio de la usada cayó en 22 provincias (ver gráfico).

La subida anual es del 4,8%, tan sólo a seis décimas de la inflación de 2007

Las rebajas en las usadas, aquellas casas que tienen más de dos años, todavía afectan mayoritariamente a las ciudades más pequeñas y con menos población, pero en el horizonte de la desaceleración asoma Madrid, cuyos pisos usados se mantuvieron estables. Y si se tienen en cuenta tanto los nuevas como los usados, son 11 las provincias que han visto caídas en el cuarto trimestre.

Para explicar por qué unos precios que hace tan sólo cuatro años trepaban hasta tasas del 18,5% han pasado a hacerlo ligeramente por encima de la inflación, el estadístico Julio Rodríguez señala cuatro factores clave: el aumento de los tipos de interés; la saturación del mercado; los precios astronómicos que ha alcanzado; y las restricciones al crédito originadas por la crisis de las hipotecas basura.

Y añade algunos datos que respaldan estas opiniones: "El exceso de oferta es tal que en los nueve primeros meses de 2007 se terminó un 78% más de viviendas de las que se vendieron nuevas en España; y las familias han visto cómo el precio de una casa de 90 metros supone ahora 9,16 veces un salario medio anual".

Los 2.085,5 euros que se pagan ahora de media por un metro cuadrado superan un 1,2% la cifra de finales de septiembre. A pesar de que la crisis de ventas se ha agudizado en los últimos meses de 2007, este 1,2% es muy superior al 0,3% del tercer trimestre del año pasado. Los expertos achacan esta paradoja al carácter estacional del sector inmobiliario, y a la desaceleración propia del verano.

Al establecer la tasa de inflación como la barrera que determina si los precios han aumentado en términos reales o no, son 10 las comunidades en donde los pisos han escalado por encima del IPC de diciembre. Entre ellas destacan Murcia, Ceuta y Melilla y Asturias, con subidas superiores al 7%.

La única comunidad en la que los precios fueron de la mano de la inflación fue la valenciana. Y por debajo de la frontera del 4,2% se sitúan Navarra, Madrid, La Rioja, Aragón y Castilla-La Mancha. En estas cinco regiones, pues, los inmuebles valen ahora menos que hace 12 meses.

La ciudad con más de 25.0000 habitantes más cara es San Sebastián, donde el metro cuadrado cuesta 3.930,8 euros. Le siguen Getxo, Madrid y Barcelona, todas con precios superiores a los 3.800 euros. En el otro lado de la balanza se sitúan Villarrobledo (Albacete) y Don Benito (Badajoz), las dos únicas en las que el metro cuesta menos de 1.000 euros.

Como nada, ni siquiera la estadística, se sustrae al ambiente preelectoral en el que viven inmersos los políticos españoles, la valoración de los datos del ministerio que dirige Chachón varía en función de su origen.

Si el Gobierno destacó que las tasas de precios se han reducido un 75% desde 2004, año en el que se creó el Ministerio de Vivienda, el PP prefirió fijarse en otras aristas. Por ejemplo, que los pisos son ahora un 43% más caros que cuando el PSOE llegó al poder en 2004, y que los incrementos más elevados se han dado en las comunidades en las que gobiernan los socialistas, informa Servimedia.

No sólo los políticos tienen posturas distintas. Mientras que la Asociación de Promotores y Constructores destacó el dato "positivo" de que la vivienda aumentara sólo seis décimas más que la inflación, las asociaciones de consumidores prefirieron fijarse en que muchos españoles siguen sin poder acceder a un techo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 2008