Conil destituye a su jefe de policía acusado de vender coches robados

El alcalde tarda una semana en decretar el cese del mando policial

El jefe de la Policía Local de Conil (Cádiz) no podrá regresar a su puesto. Al menos, hasta que se resuelva el proceso judicial que trata de esclarecer si, como apuntan las investigaciones, participó en la venta de coches robados en la que están implicados, hasta el momento, tres personas. Francisco Luis González ha sido destituido: el alcalde conileño, Antonio Roldán, de Izquierda Unida, ha firmado un decreto de alcaldía que impide a este mando policial ejercer sus funciones. Según el alcalde, se trata de una medida que aparta "provisionalmente" a González, a la espera de lo que decida el juzgado de Chiclana que lleva el caso.

Esta actuación cautelar llega casi una semana después de que el policía fuera detenido. El equipo de gobierno no quiso entonces adoptar ningún acuerdo sobre el jefe de la Policía hasta no tener información oficial sobre la situación judicial en la que se encuentra el acusado, que tras ser interrogado fue puesto en libertad, aunque con cargos. Ahora, con el auto del juzgado de guardia ante el que declaró Francisco Luis González, el alcalde considera que debe abandonar temporalmente su puesto.

González, de hecho, lleva más de un mes sin ejercer de jefe de la Policía Local. Solicitó la baja por enfermedad y, desde entonces, es uno de sus compañeros en la plantilla municipal quien desarrolla estas funciones. Será, precisamente, quien continúe ahora al frente de la jefatura de Conil. "La Policía es un cuerpo jerárquico y, por tanto, corresponde al oficial de mayor antigüedad sustituir al jefe", explicó Antonio Roldán.

Francisco Luis González fue detenido el pasado 9 de enero, acusado de supuestos delitos de estafa, falsedad documental, hurto de vehículo de motor y omisión del deber de perseguir el delito. El jefe policial habría comerciado con los coches recuperados tras haber sido robados a sus dueños. En lugar de devolver el automóvil a su legítimo propietario, el responsable policial notificaba presuntamente un falso fracaso en las pesquisas y, posteriormente, vendía el vehículo en el mercado negro.

Junto al mando policial han sido imputadas otras dos personas: un chatarrero y el conductor de la empresa de grúas concesionaria del servicio municipal de retirada de vehículos, quien ha sido despedido.

El Ayuntamiento ha abierto además una investigación sobre las actividades de González dentro de la Policía Local. Es la segunda investigación sobre este funcionario que inicia el Consistorio, después de que el 14 de noviembre se incoara un expediente urbanístico al jefe policial por contar con una vivienda ilegal.

La oposición municipal se ha quejado de la escasa información que han recibido sobre este asunto. La portavoz socialista, Eva Leal, asegura que el equipo de gobierno no les ha comunicado la destitución provisional del policía: "Oficialmente no sabemos nada. Estamos ajenos a cualquier decisión. Se podrían incluso haber pedido responsabilidades políticas, pero por el momento estamos siendo prudentes. Queremos esperar a los resultados de la investigación interna".

Francisco Luis González llegó al cargo de jefe de Policía después de que su antecesor fuera expedientado en 1995 por agredir a un subordinado. El ahora imputado fue ascendido de forma provisional.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción