Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ferrolana Peque Varela presenta un corto en Sundance

La cinta recrea su infancia en el polígono de Caranza

1977, el cortometraje de ocho minutos de la ferrolana Helena Peque Varela, se proyectará en el Festival de Sundance, considerado como la meca del cine independiente, a partir del 17 de enero. Su trabajo competirá con 82 cortos de todo el mundo en el apartado de animación internacional.

Peque salió de Ferrol a los 19 años y marchó a Londres para licenciarse en Contemporary Media Practice -cine, televisión, vídeo e imagen digital- por la Universidad de Westminster. Hace un año acabó de graduarse en la National Film and Television School de Londres. "No pasé el selectivo y no conseguí entrar en la Escola de Imaxe e Son de A Coruña", resume Peque, que subsistió en Londres gracias al programa de becas del centro londinense. 1977 es el primer corto de su proyecto de graduación.

De algo sí se ufana la directora y guionista de 1977: "Debe de ser el primer corto en el que se ve el barrio de Caranza". En 1977, más de 500 familias que debían estar alojadas en las torres de viviendas sociales del polígono de Caranza, tras la demolición del barrio de Esteiro, decidieron recuperar sus viviendas en una de las primeras ocupaciones planificadas de España. El mismo año y en el mismo barrio nació Peque Varela, que grabó en Caranza la mayor parte del corto, estrenado en el colegio ferrolano Manuel Masdías. "Traté de desarrollar experiencias que tuve de pequeña... Cuando iba con mi bicicleta rosa y me llamaban marimacho". La niña que protagoniza la historia "crece con desprecios", pero consigue "abandonar el rol que la sociedad prepara para la mujer".

Con un plan de grabación apenas esbozado, un equipo de cinco personas filmó escenarios de Caranza y Ares a comienzos del año pasado. El resultado final es un corto sin diálogos ni narrador, sólo imagen y sonido. Varela destaca la particular influencia del artista satírico Phil Mulloy, cuya obra distribuye el British Film Institute bajo la etiqueta extreme animation. "Seré tu mentor, pero no te voy a buscar trabajo", le dijo. Peque rescata el enfoque plural de Mulloy: "La animación es un medio validísimo para relatar historias de compromiso, pero en Galicia y en España todo lo que se mueva fuera de la onda Pixar y Disney no existe... Casi todo es animación para niños, y habría que tomarlo más en serio". 1977 no llegó a ser seleccionada en Curtocircuito, el festival de cortos compostelano ni en el coruñés Mundos Dixitais, a los que envió copia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2008