Parada en Cofrentes por una fuga interna de agua

La central nuclear de Cofrentes, propiedad de Iberdrola, se desconectó ayer por la tarde de la red para reparar una fuga en una tubería del circuito de agua de la turbina. Según fuentes de la instalación, el desperfecto podrá arreglarse mañana, de modo que Cofrentes volverá a conectarse a lo largo de la noche o la mañana del martes.

La central sufrió sobre las 7.50 una variación de la potencia imprevista superior al 20%, al producirse una oscilación en la red eléctrica externa cuyas causas desconocía ayer la central. Las oscilaciones en la red, en otras ocasiones, se ha producido por rayos. El sistema de la central percibió el cambio en la red externa, lo que activó las medidas de protección y produjo una bajada automática de la potencia al 50%. Cofrentes, como exige la normativa de seguridad, revisó entonces los equipos y detectó una fuga en la soldadura de una tubería del circuito de agua de la turbina que está acoplada al generador de electricidad. La rotura, consecuencia de la rápida bajada de potencia, se produjo en la soldadura de un tubo de escaso diámetro que está unido a un medidor de turbidez del agua. La fuga fue escasa y el agua quedó recogida en los sumideros del circuito.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) calificó el hecho con un nivel 0 al no existir riesgo para los trabajadores de la central ni para la población o el medio ambiente, según la nota emitida tras este suceso. Cofrentes sufrió el pasado diciembre otra variación de potencia no programada al abrirse "de forma incontrolada", según el CSN, una válvula automática de drenaje. Els Verds pidieron el cierre de la nuclear.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de enero de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50