Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:diseño

¿No comunica? No es buen diseño

Una exposición muestra el valor del diseño gráfico en la comunicación social

"Actúa de forma silenciosa", dice Emilio Gil, director creativo de Tau Diseño, reivindicando la capacidad del diseño gráfico para incrementar la efectividad en la comunicación de un mensaje. Una gran verdad, pues, en la mayoría de los casos, la calidad de un trabajo gráfico nos pasa completamente inadvertida, mientras que rápidamente llama nuestra atención y hasta nos indigna si carece de efectividad, si una señalética no funciona o un cartel resulta confuso. Sin embargo, el diseño gráfico está presente en nuestras vidas las 24 horas del día, los 365 días del año. Y como dice Emilio Gil, citando al maestro americano en la materia, Paul Rand, el diseño "no es buen diseño si no comunica".

La intención es mostrar cómo trabajan, eligen, proponen y definen

Desde que se han democratizado el uso del ordenador y el acceso a los programas que utilizan los diseñadores, hoy cualquiera puede hacer sus pinitos como diseñador gráfico. No faltan quienes ven con recelo que profanos en la materia hagan sus pinitos en este campo gracias a esas herramientas. Emilio Gil los tranquiliza: "Siempre insisto en que el diseño no es hacer monerías, sino prestar un servicio propiciando mejores sistemas de comunicación y, en este sentido, creo que el diseño gráfico debe ser una parte importante en la comunicación pública". El director creativo de Tau Diseño, que desde los años ochenta se dedica al diseño gráfico, ha comisariado la exposición 24x365. Diseño gráfico para la comunicación pública, que desde el 17 de enero se podrá ver en la Sala Juana Mordó del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Una selección de trabajos gráficos relacionados con la comunicación social, por encargo público o privado, en la que quedan representadas todas las comunidades y ciudades autónomas, así como diseñadores de todo el territorio nacional. La intención es mostrar, no sólo el papel del diseñador gráfico como comunicador visual, sino también desvelar cómo trabajan, "cómo reflexionan, eligen, proponen y definen sus propuestas pensando en la mejor forma de comunicar y cómo, además, lo hacen consiguiendo unos resultados bellos, atractivos y amables", explica Gil. Los trabajos seleccionados se muestran en todo su desarrollo desvelando cómo se lleva a cabo una imagen gráfica, desde qué se parte y cómo evoluciona en función de la naturaleza del encargo hasta dar con la propuesta final.

Se podrá ver, desde la imagen gráfica de centros e instituciones, hasta campañas de promoción turística y de prevención de riesgos laborales, señalización de hospitales y cascos urbanos, el plano de la red de Metro de Madrid..., trabajos que muestran el servicio que presta el diseño a la comunidad en la que se inserta, facilitando la relación de las personas con su entorno y apoyando la comprensión de los mensajes emitidos por administraciones o instituciones.

El Círculo de Bellas Artes de Madrid inició el pasado otoño un ciclo de exposiciones sobre diseño en colaboración con la Sociedad Estatal para el Desarrollo del Diseño y la Innovación (ddi). El acuerdo alcanzado entre las dos instituciones prevé la organización de cinco exposiciones por temporada. Si con la primera muestra del ciclo, Cotidiano, se buscaba llamar la atención sobre el diseño como parte indisociable del entorno, esta segunda se centra, con un sustancioso objetivo didáctico, en su capacidad para mejorar la comunicación de mensajes, en este caso sociales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008