Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un homicidio en Arganda culmina con una espectacular persecución en la M-30

Cerca de una docena de coches de policía persiguieron anoche durante varios kilómetros a un Mercedes negro con matrícula 6840DTP desde Arganda del Rey hasta la M-30, cerca del edificio El Ruedo, próximo al acceso desde la carretera de Valencia (A-3). Allí, la policía logró interceptar al vehículo fugado, que había sido robado. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron al conductor por matar a otro hombre tan sólo una hora antes.

El suceso comenzó a las 22.15 en la calle Velero, número 16 de Arganda del Rey, cuando el conductor, del que aún se desconoce su identidad, tiroteó a otro hombre, de nacionalidad colombiana y 23 años, llamado Carlos. Éste recibió al menos dos disparos en el cuello y la cabeza que resultaron fatales. Una unidad de la UVI móvil del SUMMA acudió al lugar de los hechos. Los médicos del SUMMA encontraron a la víctima con parada cardiorespiratoria e intentaron reanimarlo. Pero falleció media hora más tarde, sin que pudieran hacer nada para salvar su vida. Este homicidio eleva a 53 las muertes violentas registradas en la región en los últimos 12 meses.

Fuentes de la investigación creen que se trata de una ejecución por ajuste de cuentas. Al parecer ambos hombres, de nacionalidad colombiana, estaban intentando vender el vehículo de la marca Mercedes, que había sido robado, cuando comenzó el tiroteó.

La Guardía Civil comenzó la persecución pero en la huida, debido a un cambio de jurisdicción, tuvo que alertar a otras dotaciones del Cuerpo Nacional de Policía que persiguieron al fugado hasta la M-30.

Los vecinos alertaron a la policía del tiroteo y advirtieron de que el agresor conducía un Mercedes negro, que fue identificado por la carretera de Valencia (A-3). Poco a poco se fueron uniendo más patrullas de policía hasta que el coche fue interceptado en la M-30, dirección norte, frente al emblemático edificio El Ruedo. En total la persecución se prolongó durante unos 40 kilómetros.

Se trata del segundo tiroteo en menos de un mes. El pasado 15 de diciembre un hombre de nacionalidad colombiana resultó muerto en Carabanchel (Madrid) tras recibir tres disparos en el pecho y otro en la cara. Las primeras investigaciones apuntan a un ajuste de cuentas, según fuentes policiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008