Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
19ª jornada de Liga

Iraizoz no aguanta ni un partido

Por tres veces Iraizoz tuvo que pedir a uno de sus defensas que sacara el balón de fondo pues el dolor le impedía hacerlo a él mismo. El portero del Athletic, que reaparecía ayer en San Mamés tras dos meses lesionado, aplaudido por una grada que ha criticado la labor de su sustituto en los últimos partidos, no aguantó ni un encuentro entero sobre el césped. Además, se rompió por el mismo sitio. Su cuádriceps no aguantó y tuvo que ser sustituido poco antes de que el árbitro pitara el descanso. Con el ánimo por los suelos, el guardameta abandonó el campo y el cuestionado Aranzubia volvió bajo los palos.

Iraizoz no fue el único lesionado ayer en La Catedral. Un minuto antes de que acabara el primer tiempo, el sevillista Crespo cayó por un tirón. Y ya en la segunda parte Pablo Orbaiz recibió un golpe en el tobillo derecho que también le llevó al banquillo.

Orbaiz tampoco ha tenido suerte con las lesiones. Ya estuvo parado durante seis meses por una lesión de rodilla de la que se recuperó hace tres meses. Los servicios médicos del Athletic evaluarán hoy el alcance de las lesiones.

A pesar de las lesiones, el entrenador del Athletic, Joaquín Caparrós, se felicitó por la victoria y recalcó que tras lograr sólo un triunfo en sus anteriores nueve partidos en casa "ya era hora de darle una alegría a la afición". El técnico andaluz alabó también el buen juego del equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008