_
_
_
_
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | MERCADOS
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Temor y pesimismo

Manuel V. Gómez

Los mercados han comenzado el año con temor. Esta sensación está presente desde que estalló la crisis financiera el pasado verano, pero con el nuevo curso parece que el temor aumenta y el pesimismo cunde entre los inversores y los temores se extienden en lugar de disiparse. En las ocho sesiones bursátiles habidas en los parqués españoles en lo que va de año, seis se han saldado con pérdidas. No son acusadas, pero sí una muestra del temor a las consecuencias de una crisis financiera que cinco meses después todavía no se conocen.

El pesimismo es tal que un cierre positivo significativo en Nueva York sirve apenas para animar a los inversores tímidamente durante un par de horas. El Ibex 35 abrió ayer levemente al alza, pero dos horas después acumulaba pérdidas. Y así se mantuvo el resto de la jornada. Las pérdidas se acentuaron conforme se acercaba la hora de cierre. Al final, la jornada se saldó con una caída del 0,46% en 14.458 puntos.

En esta ocasión se invirtieron los papeles de las jornadas anteriores. Fue la banca la que contuvo la sangría; Telefónica (-1,98%) y las energéticas lastraron el Ibex. Ayer, Banesto inauguró la temporada de resultados anuales. Los datos de la entidad financiera son, en cierto modo, tranquilizadores, después de todo lo vivido en el sector financiero, sobre todo en el mundo anglosajón, con la crisis crediticia. El banco presidido por Ana Patricia Botín ha aumentado sus beneficios ordinarios un 26,1% en 2007.

El resto de índices españoles acompañó de cerca la caída del Ibex 35. Una excepción pues, en lo que va de año, las pequeñas y medianas compañías han recibido un castigo mayor que las blue chips.

En Europa, no hubo una apuesta clara ni por las ganancias ni por las pérdidas. A las primeras se apuntaron Italia y Alemania, muy tímidamente; a las segundas, el resto, aunque con mayor decisión. Los números rojos pudieron haberse acelerado de permanecer abiertos los mercados europeos cuando Nueva York acentuó sus pérdidas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Manuel V. Gómez
Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_