Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La carrera hacia la Casa Blanca

Clinton contraataca en New Hampshire

John McCain vence en la segunda cita de las primarias a sus rivales republicanos

Hillary Clinton consiguió ayer ganar terreno en las elecciones primarias de New Hampshire en las que se disputó hasta el último minuto la victoria con Barack Obama. En el momento de cerrar esta edición -las 3.30 de la madrugada de hoy en la Península- transcurridas dos horas ya del cierre de las urnas, era aún imposible anticipar el nombre del vencedor.

Con algo menos del 50% de los votos contados, Hillary Clinton aventajaba a su rival por unos 2.000 votos en un recuento que variaba continuamente y que anunciaba un final de infarto. John McCain derrotó a Mitt Romney en las primarias republicanas.

Con menos del 50% de votos contados, la senadora aventajaba a Obama

Clinton puede reavivar una campaña que se veía amenazada

Obama confirma en este Estado de gran mayoría blanca todas sus opciones

McCain ha conseguido presentarse como alternativa a Bush

Con esta situación, Clinton puede, en todo caso, reavivar una campaña que se veía seriamente amenazada tras su derrota en Iowa, mientras que Obama confirma en este Estado, también de amplísima mayoría blanca, todas sus opciones para obtener la victoria final. Precisamente aquí, en New Hampshire, en 1992, Bill Clinton recuperó oxígeno y, en última instancia, ganó la presidencia, tras un sorprendente segundo puesto cuando parecía descartado por un escándalo sexual.

Según los sondeos hechos por las televisiones a las puertas de los centros electorales, la amplia participación de las mujeres a favor de Clinton, dentro de un récord histórico de afluencia a las urnas, ha sido decisiva para la buena actuación de la senadora de Nueva York.

La presencia de mujeres en las puertas de los colegios solicitando hasta el último momento el voto para Clinton fue visible durante toda la jornada electoral. En Iowa, Obama consiguió el triunfo entre las mujeres, aunque por un margen inferior al de su victoria total.

La campaña electoral en el lado demócrata queda más abierta y emocionante que nunca. Descartado ya casi por completo John Edwards, que fue tercero ayer, Obama y Clinton se jugarán la nominación en un duelo apasionante.

Con su victoria con cerca de cinco puntos de ventaja, John McCain se sitúa a los 71 años de edad como un firme candidato para obtener la candidatura republicana a la presidencia de Estados Unidos.

El candidato declaró emocionado, al conocer su victoria que es el hombre que "ha vuelto" para quedarse y llegar en noviembre a la Casa Blanca.

Tiene por delante todavía difíciles obstáculo que sortear. El primero de todos, la próxima semana, en Michigan, un Estado al que Mitt Romney está ligado familiarmente y en el que el ex gobernador mormón parte como favorito.

A continuación, McCain intentará la victoria en Carolina del Sur, donde su carrera presidencial quedó varada hace ocho años. Y después tiene otra difícil batalla en Florida, el Estado en el que ha concentrado sus esfuerzos con Rudy Giuliani y donde se espera su verdadera entrada en esta campaña electoral.

El mensaje de McCain -dignidad, honradez, seguridad nacional, patriotismo-, que tan bien ha funcionado en New Hampshire, tiene también posibilidades de encontrar audiencia en otros Estados, sobre todo en un contexto en el que no existe aún un claro favorito en el bando republicano.

McCain ha conseguido por ahora presentarse como una alternativa a George Bush pese a ser el único candidato que ha apoyado abiertamente la actual estrategia de la Casa Blanca en Irak. El eslogan de McCain de que "es más importante ganar una guerra que ganar unas elecciones" ha sido bien entendido por los electores. Al vencer en las primarias de ayer, añadió que "la lucha contra el fundalismo islámico es el problema que nos debe unir a todos los estadounidenses". Y precisó: "No podemos permitir que la historia sea determinada por este enemigo común".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2008