Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:BILL CLINTON | Ex presidente de Estados Unidos | La carrera hacia la Casa Blanca

"Los medios quieren una cara nueva, y Obama la tiene"

"Haría falta más tiempo, necesitaríamos algunos días más, a lo mejor una semana". Bill Clinton se muerde el labio inferior, percibe que su mujer pierde terreno y está preocupado y dolido. "Demasiado poco tiempo entre Iowa y New Hampshire, sólo cinco días. En el sistema de los medios de comunicación, los primeros dos días se dedican a la celebración de lo que pasó, y así sólo quedan tres días para intentar recuperar y son pocos, demasiado pocos, para hablar de temas reales, explicar, convencer".

Pregunta. ¿Qué pasará?

Respuesta. El riesgo es que en New Hampshire se vote sólo en clave de la ola emotiva de Iowa. Hace diez días aquí estábamos 12 puntos por delante, pero ahora aquella ventaja ha desaparecido.

"Hillary tiene más opciones de ganar a un candidato republicano"

"Ella tiene más conocimiento y comprensión de las cosas"

Bill Clinton ya conoce los últimos sondeos, los que se publicarían algunas horas después de la entrevista, y que hablan de un gran adelanto de Barack Obama, con diez puntos de ventaja sobre Hillary. Por ello sacude continuamente la cabeza.

P. ¿Cree que ya no hay nada que hacer?

R. New Hampshire debería tener un juicio independiente. Si lo tuviera, entonces Hillary ganaría.

Bill Clinton no para de hablar, tiene ganas de desahogarse, le he esperado fuera de los servicios del Lucky Dog, un pub donde vino a intentar convencer a un centenar de personas. La caravana de todoterrenos negros ya tiene los motores encendidos, los agentes de los servicios de seguridad ya están listos, pero él no tiene ganas de irse, y cuando le digo que soy italiano y que quiero entender si su esposa todavía conserva posibilidades de ganar no se resiste a darme una lección de política estadounidense. A los seguidores reunidos en la taberna les había dicho: "Estoy convencido de que Hillary lo logrará. Ella es la que tiene más opciones de ganar a los republicanos". Ahora sus ojos son acuosos y no miran de frente.

"El problema son los medios de comunicación, siempre necesitan una historia nueva, una cara nueva y Obama responde a esa necesidad". Se para un momento y me apoya el dedo índice en el pecho: "Cuidado, no soy yo el que lo dice, lo escribe el Washington Post, tienes que leerte un artículo de Howard Kurtz [me deletrea el nombre y controla que lo haya apuntado bien en mi cuaderno]. Es el crítico de los medios de comunicación, y cita a numerosos periodistas que admiten distintos estándares en la cobertura de los candidatos".

P. ¿Cree que los periódicos y las cadenas de televisión están perjudicando a Hillary?

R. No creo que haya recibido un tratamiento injusto y no quiero quejarme, pero pienso que hay una gran diferencia entre su cobertura y la de Obama: hay un gran filtro allí.

P. Si Hillary perdiera también en New Hampshire, ¿cree que sería todavía posible recuperarse para el resultado del 5 de febrero, en el supermartes en el que votarán 22 Estados?

R. Si logra romper este muro que han construido alrededor suyo. Este filtro del que hablaba. En Iowa y aquí no lo ha logrado.

P. ¿Qué le preocupa a ella?

R. Los estadounidenses tienen que elegir si quieren a un presidente o sencillamente la que, para los periódicos, es una nueva historia. Se lo he dicho a la gente en la taberna y lo repito: si quieres un presidente que sea capaz de gobernar, entonces vota por Hillary. Si quieres una nueva historia en los periódicos, entonces vota a otro.

P. ¿Qué diferencias hay entre los dos?

R. Ella lleva una vida entera trabajando por el cambio y tiene un superior nivel de conocimiento y comprensión de las cosas.

P. ¿Qué le ha parecido el debate del sábado por la noche?

R. Me parece que Hillary estuvo muy bien. Fue la más concreta, la mejor entre todos los candidatos.

P. ¿Qué hará usted si Hillary gana las elecciones?

R. Bueno, en primer lugar, si resultara elegida, será ella la que me diga cuál será mi papel. Los presidentes lo hacen así. Yo haría cualquier cosa que me pidiera que hiciera. Cada ex presidente tiene la obligación de colaborar con sus sucesores si se lo pide: he hecho muchas cosas para el presidente Bush y estoy contento de hacerlas.

P. ¿Lo han hablado en alguna ocasión?

R. La única cosa de la que hemos hablado verdaderamente es de la idea de que yo, antes del inicio de la nueva presidencia, reúna a un grupo de demócratas y republicanos que coincidan en cambiar la dirección de la política exterior. Deberían ir por el mundo a explicar que Estados Unidos está de nuevo listo para colaborar.

P. ¿Cargos para usted?

R. No es legal para mí ser parte del Gabinete y no creo que deba tener una posición importante en la Casa Blanca. Pienso, sin embargo, que podría ser sus ojos y sus orejas allá por el mundo, debería ser un consultor y podría ayudarla también con los programas de política exterior. Espero también seguir con el trabajo de mi fundación en Estados Unidos y en el mundo.

Estamos en la puerta del pub. Clinton se aleja. Se da la vuelta y repite: "Si logra romper el muro, ganará".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2008