Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Octavos de final de la Copa del Rey

Rijkaard apela a Henry

Lesionados Messi, Ronaldinho y Deco, el técnico llama al delantero francés a liderar al Barcelona

Camino de Sevilla, donde esta noche el Barcelona se juega buena parte de sus opciones para meterse en los cuartos de final de la Copa del Rey, Frank Rijkaard cavila sobre un equipo que no puede contar con Ronaldinho, Messi y Deco, lesionados, ni con Touré, que ha viajado para jugar con Costa de Marfil. De los cuatro magníficos de los que presumía el Barça a principio de temporada sólo quedan dos a disposición del entrenador azulgrana -Eto'o y Henry-, ahora que la Copa exige subir de revoluciones y la Liga precisa de jugar a cara o cruz.

Tras 42 días de baja, el francés se perdió el primer partido de 2008 por una migraña

Henry es el único de la plantilla que ha marcado en Liga, 'Champions' y Copa

En tales circunstancias, sabiendo que Eto'o deberá hacer pronto las maletas para incorporarse a la disciplina de Camerún, Rijkaard señala automáticamente a Henry para que tire del carro. El técnico holandés llama al francés a liderar el equipo, por su ascendente sobre la plantilla y por su capacidad de trabajo en el campo. El discurso de Rijkaard se produce un día después de que Johan Cruyff elogiara a Henry. "Ha mostrado mucha implicación con el equipo jugando lesionado", aseguró el ex técnico en El Periódico de Catalunya. Mientras, Marc Ingla, vicepresidente deportivo del Barcelona, alabó también la conducta del francés por quien el Barça pagó al Arsenal 24 millones de euros el pasado verano.

Henry reapareció en una convocatoria antes de Navidad, con motivo de la visita del Real Madrid, pero no jugó un solo minuto. Tras 42 días de baja por culpa de unas dolencias en la espalda que pusieron en duda, incluso, la conveniencia de su fichaje, Henry tampoco entró en la primera lista de 2008, por culpa de una migraña. Tras concederle ese descanso en el partido de Copa del Rey ante el Alcoyano, Rijkaard lo utilizó de refresco contra el Mallorca y ayer puso al equipo a sus pies. Superada la dolencia en la espalda, Rijkaard encomendó al delantero francés la responsabilidad de ser quien abandere al equipo: "Es un jugador muy, muy, muy importante para nosotros y espero que, a pesar de que sale de una lesión, aguante la exigencia de la competición".

El entrenador se resitió a regodearse con la vuelta del francés porque considera que un jugador funciona si antes funciona también el colectivo, pero sí mostró su deseo de que Henry sea determinante en el partido contra el Sevilla: "Espero que el equipo funcione bien. Basándose en eso, que es lo más importante, siempre hay jugadores que pueden destacar por trabajo y por liderazgo", deslizó Rijkaard. "Henry es uno de los jugadores que pueden marcar las diferencias cuando está bien físicamente y, si el equipo funciona, puede destacar su liderazgo", añadió el técnico azulgrana.

Henry es el único jugador del plantel del Barcelona que ha marcado en las tres competiciones que está disputando el equipo: Liga, Copa de Europa y Copa del Rey. Su rendimiento, muy cuestionado y empleado reiteradamente para atacar al presidente Joan Laporta como principal responsable de su fichaje, desmiente a los críticos al echar un vistazo a la estadística: Henry ha jugado 18 partidos desde que empezó el curso y se le contabilizan 8 goles, únicamente superado por Messi, que acumula 12.

Además de Henry, Rijkaard concederá su plena confianza a Edmilson como medio centro, pues convino que la pareja que forman Márquez y Milito en defensa está funcionando. La entrada de Edmilson está propiciada por la ausencia de Touré, que se ha incorporado a la selección de Costa de Marfil para jugar la Copa África.

Rijkaard defendió a Ronaldinho y a Deco frente a las insinuaciones de aquellos que sospechan que sus lesiones no son más que un subterfugio. "No es correcto dudar de esas lesiones. Tienen molestias y se están recuperando, trabajando y siguiendo un plan. Ojalá se recuperen lo antes posible". Mientras, siempre le quedará Henry.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2008