Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La curiosa buena estrella del imputado Carlos Fabra

Al presidente le ha tocado hasta tres veces la lotería

No hay mucha gente que pueda decir que le ha tocado la lotería hasta en tres ocasiones. Uno de los que puede afirmarlo con rotundidad es el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, al que el sorteo de El Niño le ha reportado un premio de 2 millones de euros.

Pero hace unos años, entre los meses de septiembre y noviembre de 2004, Fabra tuvo la suerte de llevarse 16.261 euros gracias a su buena estrella. Así consta en su declaración correspondiente al ejercicio fiscal de ese año, que recoge la documentación procedente de Loterías y Apuestas del Estado.

En Castellón, ayer, no se hablaba de otra cosa aunque, en la mayoría de los casos, de forma irónica o sarcástica. Imputado por la posible comisión de varios delitos contra la administración pública y un posible fraude fiscal, Fabra recibió ayer la enhorabuena de un sinfín de dirigentes del PP con los que coincidió en la presentación de un proyecto educativo del presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

"Suena a broma de mal gusto", decían ayer algunos internautas, mientras que en los bares se comentaba el hecho conocido de que Carlos Fabra suele comprar grandes cantidades de lotería para los sorteos más importantes. "Dicen que llevaba más de sesenta décimos", apostaban en las barras de diferentes establecimientos.

Según fuentes cercanas al dirigente, el presidente de la Diputación adquirió los décimos en la misma administración número 3 de la capital de La Plana de la que salieron los 550 billetes premiados con el primer premio. Según otras fuentes, Fabra no ha sido el único agraciado sino que sus guardaespaldas y su chófer también podrían haber conseguido "un pellizco", aunque no de las dimensiones de su jefe.

"Es lo que pasa con las loterías, le pueden tocar a cualquiera", comentaban en la red algunos críticos con el presidente provincial del PP castellonense.

Claro que Fabra no es cualquiera. A cualquiera no le sonríe la fortuna en tantas ocasiones ni cualquiera logra sumas tan cuantiosas como las que alcanza con su buena estrella el presidente de la Diputación de Castellón y del PP, tan afortunado él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 2008