Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Golpe al rally más prestigioso

Coma: "Mis años buenos se acaban"

El piloto español simboliza la frustración entre todos los participantes

Como a la mayoría de participantes inscritos para esta edición del Dakar, a Marc Coma le duele en el alma que se haya cancelado. Pero, tal vez, a él más que a nadie. El motorista de Avià (Barcelona) ganó la carrera hace dos años y habría repetido en 2007 si no hubiera sido por un accidente que sufrió el penúltimo día de carrera, cuando circulaba líder y contaba con casi una hora de ventaja con respecto al segundo, el francés Cyril Despres, quien se acabó imponiendo. Tras el anuncio de ayer, al menos hasta 2009 Coma no tendrá la oportunidad de quitarse esa espina clavada en Tambacounda (Senegal), donde el año pasado perdió toda opción de ganar.

"Cuando me lo han dicho, en el primer momento no me lo creía. Luego lo digieres y piensas que sólo te vas a quedar un año sin correr, pero realmente hay muchas más cosas detrás", explicó el catalán, que este año ha arrasado en el campeonato del mundo de raids. "Está el trabajo que los mecánicos han hecho durante todo el año, o los amigos que tenemos en África y que no podremos visitar. No es sólo el Dakar", reflexionaba el motorista español, al que, según él mismo, se le va acabando el tiempo. "Si lo miro desde el punto de vista personal, mi carrera deportiva es relativamente corta. El año pasado perdí un Dakar, y éste no puedo ni correrlo. Mis años buenos se acaban", ahondó Coma, que, por otro lado, respaldó la decisión adoptada por la ASO. "Entiendo la decisión de la organización. Son los primeros interesados en que este tinglado se celebre. Si hay alguna duda en cuanto a la seguridad, hay que respetar su decisión", convino el motociclista, de 29 años, que apeló a los ciclos para aferrarse a un nuevo Dakar para 2009. "Es como cuando murió Thierry Sabine [en 1986, al estrellarse el helicóptero a bordo del que sobrevolaba una especial del rally]. También hubo cierta incertidumbre. Ahora va a empezar otro ciclo, aunque aún no sé de qué manera. Puede que en los países del este, o en Suramérica".

Una sensación parecida a la de Coma tuvo Carlos Sainz, preparado como nunca para ganar el Dakar en su tercera participación. A sus 45 años, el único campeón del mundo de rallies español pretendía demostrar que podía imponerse a su manera, pisando al máximo desde el principio. "La suspensión supone un golpe muy duro para el deporte en general, y que además sea debido a razones extradeportivas sienta un mal precedente", convino, sorprendido por el hecho que la ASO diera por anulada la prueba en lugar de modificar su recorrido. "Pensé que iríamos al menos hasta Marruecos y que suspenderían sólo el tramo de Mauritania y luego harían alguna etapa alternativa más en Marruecos, que es un país seguro. Pero si han decidido suspender todo el rally tendrán sus razones", declaró el piloto de Volkswagen.

Sin embargo, el piloto más gráfico al valorar la suspensión fue Cyril Despres. "Me siento como si me hubieran cortado las piernas", dijo el francés. "Pienso en mi equipo y también en toda la gente que quiere a África, que ha estado tanto tiempo preparándose para hacer la carrera con la que sueñan y cuando les cae una noticia así es durísimo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2008