Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mapfre compró el edificio en 2004 por 20,3 millones de euros

El inmueble en el que se desprendió la cornisa que acabó con la vida de una mujer ayer en Madrid es propiedad de la corporación aseguradora Mapfre. La empresa afirmó ayer que compró el edificio a finales de los ochenta, aunque no fue capaz de concretar más la fecha ni los detalles sobre la adquisición del edificio. La adquisición del inmueble se hizo con un objetivo inversor en los años ochenta, dice una portavoz. No fue hasta 2001 cuando la compañía solicitó permiso al Ayuntamiento de Madrid para instalar oficinas en el inmueble. "La licencia de ocupación se pidió antes de 2001 porque el edificio se adquirió mucho antes", indican en la empresa.

Pero según las cuentas anuales de 2005 hechas públicas por la propia compañía, ésta adquirió el inmueble situado en el número 29 del paseo de Recoletos por 20,36 millones de euros en 2004. La intención de la sociedad de seguros era ubicar la sede social de Mapfre Caja Salud, la filial de seguros sanitarios de la empresa, según se recoge en la memoria financiera de la sociedad.

Sucesos frecuentes

Sucesos como el de ayer ya han ocurrido con anterioridad en la capital. Hace dos años, otra mujer de 28 años resultó herida muy grave al caerle sobre la cabeza un trozo de ladrillo de la cubierta de un edificio en el municipio de Parla. En agosto de 2003, otra mujer de 52 años resultó herida al golpearle en la cabeza un trozo de la cornisa de un edificio situado en la calle de la Victoria, en el distrito Centro de Madrid.

Uno de los sucesos más traumáticos se produjo hace casi una década, cuando en enero de 1999 una mujer de 18 años murió aplastada al caer una cornisa del teatro Calderón sobre el coche que conducía. Un enorme bloque de piedra de unos 70 kilos cayó desde 40 metros e impactó contra un vehículo ocupado por cuatro personas.

Más de 35 personas han muerto desde 1974 por hundimientos de muros y edificios en Madrid. Para encontrar el caso más grave hay que remontarse al 22 de mayo de 1974, cuando nueve personas murieron al desplomarse un edificio sobre la terraza de una cafetería en la calle de Fuencarral.

Otro siniestro por desprendimiento con víctimas se produjo en enero de 1993, cuando la marquesina del cine Bilbao, también en la calle de Fuencarral, se desplomó sobre un grupo de espectadores que hacían cola. Hubo seis muertos y cuatro heridos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2008