Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Ettore Sottsass, diseñador italiano

Fue el creador de la máquina de escribir portátil Valentine

"Me gustaría que los visitantes saliesen de aquí llorando, es decir, con una emoción", Ettore Sottsass, uno de los más significativos diseñadores italianos, expresó ese deseo al inaugurar el mes pasado una exposición acerca de su trabajo, en Trieste (noreste de Italia). Sin embargo, es un deseo que marcó toda su trayectoria creativa. Sottsass murió en Milán la noche del 31 de diciembre de un paro cardiaco. Había cumplido hacía poco 90 años.

Más información
Reencarnado en florero Shiva

Fue uno de esos nombres que dieron al diseño italiano fama internacional y ayudaron a definir el así llamado Italian style. Nació en Innsbruck (Austria), en 1917, pero pasó la mayor parte de su vida en Italia: estudió Arquitectura en la Politécnica de Turín y en 1947 abrió su primer estudio de arquitectura en Milán. En una reciente entrevista publicada en la antología de diseño italiano Il Modo Italiano (Skira ediciones), recordó aquellos años de la posguerra como "muy difíciles" y dijo que se dedicó al diseño de objetos por "falta de dinero".

Fue entonces cuando su trabajo conquistó la atención del empresario italiano Adriano Olivetti, con el que empezó una colaboración de 30 años y de la que se recuerdan la célebre computadora Mainframe Elea 9003, y la máquina de escribir portátil Valentine (hoy expuesta en el MOMA). En aquellos años, la firma Olivetti se convirtió en el principal vehículo para los creativos italianos hacia el exterior.

Fue un artista ecléctico y poliédrico, pasó del racionalismo al pop. También fue un fotógrafo apasionado: con su mujer Fernanda Pivano viajó por Estados Unidos y conoció los mayores representantes de la beat generation, de Allen Ginsberg a Jack Keruac y Gregory Corso.

En los años ochenta fundó el grupo Memphis junto a los grandes diseñadores Hans Hollein, Arata Isozaki, Andrea Branzi y Michele de Lucchi, entre otros. Con este grupo se revolucionó la idea del mueble contemporáneo con piezas que pronto se convirtieron en iconos de la modernidad. Es de esta época la librería Carlton, uno de sus objetos más famosos. "Para mí, el diseño es una forma de discutir la vida", decía Sottsass, "es una forma de discutir la sociedad, el erotismo, la política, la comida y el diseño mismo".

Como arquitecto, aprendió la profesión de su padre, y todavía muy joven se colocó en la corriente del radicalismo. En su estudio milanés, Sottsass y Asociados, desarrolló una visión "antropocéntrica" de la arquitectura que intenta establecer una relación entre naturaleza y construcción.

Odiaba la definición de "posmoderno" que a menudo le fue atribuida. "Aquélla", comentó, "es una astucia norteamericana, que inventa una cultura que no está". Sin embargo, no tenía dudas: "Si algo nos salvará, será la belleza", dejó escrito, en una suerte de testamento espiritual.

Ettore Sottsass.
Ettore Sottsass.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS