Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno culpa a la Xunta del retraso de la biblioteca de Santiago

El Ministerio de Cultura insta a la consellería a "ponerla en funcionamiento"

La visita del ministro de Cultura, César Antonio Molina, al edificio de nueva planta que albergará desde el próximo mes de marzo la biblioteca estatal de Santiago, reabrió ayer el conflicto entre la Consellería de Cultura y el ministerio. Fuentes de la consellería indicaron que la responsable del departamento, la nacionalista Ánxela Bugallo, no asistió por estar "de vacaciones". Bugallo no acompañó al ministro a pesar de haber recibido una carta del presidente de la Xunta - que sí acudió a la visita de ayer- en la que Emilio Pérez Touriño le instaba a asistir y le comunicaba que consideraba "conveniente" su presencia en el acto. El motivo es que la infraestructura, a pesar de levantarse con fondos estatales, será gestionada por la Xunta.

En declaraciones a Europa Press, el director general del Libro del Ministerio de Cultura, Rogelio Blanco, aseguró que el departamento estatal ha hecho "los deberes" y que ahora es el turno de la Xunta, a la que corresponde "poner en funcionamiento" la biblioteca. El edificio está terminado pero las estanterías permanecen vacías. "Igual que se amuebla se pueden ir colocando los libros", reprochó Blanco. "Es el procedimiento habitual desde que se recepciona la obra". La consellería replicó más tarde que no puede abrir el edificio porque ni siquiera ha firmado aún el convenio con el ministerio.

Bugallo se ha quejado en los últimos meses de que Molina no ha atendido su solicitud de una entrevista con el ministro para abordar, entre otras cosas, la colaboración del Estado en el proyecto de la Cidade da Cultura. Pese a ese desencuentro, en el acto de ayer el presidente Touriño destacó la "importancia de la colaboración" entre la administraciones estatal y autonómica. Una cooperación que, según él, está experimentando "un fuerte impulso" desde la llegada del gallego Molina al ministerio.

La futura biblioteca estatal recibió para su construcción una inversión de 9,5 millones de euros. Está dividida en cinco plantas y tiene capacidad para albergar 300.000 volúmenes, si bien en un principio acogerá 60.000 títulos. Esta infraestructura se pondrá en marcha de forma paralela a la creación de la Biblioteca Nacional de la Cidade da Cultura, que tiene como objetivo albergar el patrimonio bibliográfico gallego y crear un catálogo colectivo de las bibliotecas de Galicia.

Touriño manifestó su confianza en que el nuevo centro contribuirá a incrementar los índices de lectura en Galicia, "que siguen siendo muy bajos". Hasta ahora el departamento de Cultura de Galicia ha invertido 300.000 euros en la adquisición de ejemplares y destinará otros 200.000 a lo largo de 2008. De los 60.000 ejemplares con los que contará la biblioteca en marzo, ya están catalogados 42.000. Dotada con 529 puestos de lectura, el inmueble cuenta con una superficie de 5.462 metros cuadrados. Las instalaciones albergarán fondos de música, DVD y publicaciones periódicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2008