Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE ofrece plantar un árbol por cada ciudadano en cuatro años

Los socialistas preven gastar 90 millones en un ambicioso plan de reforestación

El levantamiento de una barrera verde, lo más tupida posible, para frenar el cambio climático es el objetivo de parte de las medidas que José Luis Rodríguez Zapatero incluirá en su programa electoral bajo el apartado Calidad Medioambiental y Progreso Social. La plantación masiva de árboles es uno de los instrumentos más eficaces contra el calentamiento global, según la comunidad científica, por lo que el propio Zapatero ha dado el visto bueno a la inclusión en su oferta electoral de la promesa de plantar 45 millones de árboles, uno por ciudadano, de 2008 a 2012.

Esta medida está en línea con el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, basado en la iniciativa de la Premio Nobel Wangari Maathai, una de las expertas incorporadas al programa de Zapatero. Maathai ha propuesto que en 2008 se planten mil millones de árboles en todo el mundo.

El coste de esta actuación se calcula en unos 90 millones de euros y cubrirá una superficie de 61.300 hectáreas, según estimaciones de los expertos de Medio Ambiente y de la Secretaría de Desarrollo Rural del PSOE, que dirige Soraya Rodríguez.

Los técnicos del ministerio de Cristina Narbona, consultados por este periódico, señalan que "la repoblación y renovación de montes" con estos 45 millones de árboles supondría una "plantación adicional" a los programas de las comunidades autónomas. Es decir, el llamado Plan Forestal Español se añadiría a todas las iniciativas puestas en marcha a través de comunidades autónomas, ayuntamiento y sector privado, que podrían sumar otros 25 millones de árboles en el mismo periodo.

28% de la superficie

En la actualidad, la Administración central estima que promueve la plantación de unos cinco millones de árboles al año, por lo que la promesa de plantar 45 millones en un cuatrienio, unos 11 millones por año, supondría más que duplicar el ritmo de reforestación. La superficie arbórea de España se estima en unos 12.000 millones de árboles, que ocupan el 28% de la superficie total del país.

El programa electoral explica los "tres efectos" que se piensan conseguir con este programa. Se pretende intervenir sobre una superficie de 61.300 hectáreas, amenazadas por la erosión y la desertificación, para recuperar la potencialidad del suelo, la biodiversidad y los ecosistemas autóctonos. El segundo objetivo es el de reducir las emisiones de CO

2. Se considera que este plan puede fijar 3,6 millones de toneladas de CO2

en un plazo de 30 años. Se optará por árboles pequeños por su mayor capacidad de fijación de CO2.

Por último, este plan contribuiría al desarrollo rural tanto por la inversión que supondría como por el empleo asociado al mantenimiento y gestión de los espacios forestados, explican los expertos de Medio Ambiente.

El plan de reforestación es una parte de la oferta electoral en materia de Medio Ambiente, que ya anticipó en parte el propio Zapatero cuando prometió ayudas y subvenciones para incorporar a los hogares sistemas y tecnologías que propicien el ahorro energético.

De lo particular a lo general, el programa electoral del PSOE incluye desde las medidas para hacer una vivienda más ecológica hasta el compromiso mundial con la lucha contra el cambio climático. Esta filosofía la ha expuesto en La Moncloa hace diez días el profesor norteamericano Jeremy Rifkin, otro de los 14 sabios que ayudan a Zapatero a elaborar su programa económico y medioambiental.

Ayuda para abonos de transporte

Un servicio de transporte público eficaz, seguro y respetuoso con el medio ambiente es el buen deseo que figurará en el programa electoral del PSOE con algunas medidas de impacto. El Estado creará un fondo específico para subvencionar una parte del coste de los abonos de transporte público intermodal en exclusiva para los trabajadores. Esta medida se enmarca en la promesa más general de elaborar Planes de Transporte al Centro de Trabajo en todas las empresas con más de 200 trabajadores, que deberán tener inexorablemente el acuerdo de empresas y sindicatos.

"Estimularemos el diálogo social" para poner en marcha esta medida, se dice en el borrador del programa. "Fomentaremos la corresponsabilidad de las Administraciones, empresas y sindicatos en la búsqueda de alternativas a la movilidad cotidiana al trabajo". Si hay acuerdo, el Estado hará efectivo su compromiso de subvencionar parte del transporte. Esta subvención "se extendería al resto de empresas que voluntariamente se adhieran a los acuerdos alcanzados", con independencia del número de trabajadores.

El programa apuesta por el fomento de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE ), por lo que se potenciará el Consejo Estatal de RSE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de diciembre de 2007

Más información