Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las máquinas recreativas recaudaron 2.517 millones

Los casinos ya no son lo que eran. Menos glamour y menos dinero. Al menos, eso es lo que señala la memoria 2006 de la comisión técnica del juego de la Generalitat. Una memoria que revela que "el poder adquisitivo del usuario de casino es menor y atrae cada vez más a una población diversa y con diferencia capacidad adquisitiva". La conclusión es que la cantidad de propinas y los ingresos por entrada han disminuido y se ha jugado un 1% menos de dinero en 2006 que en 2005 (197 millones de euros).

En total, considerando los juegos del sector privado (bingos, tragaperras, casinos) y las apuestas públicas (quinielas, loterías) durante el año pasado se movieron 4.768 millones de euros en la Comunidad Valenciana.

Pero de todas las apuestas y juegos legalizados, la reina es la máquina tragaperras, la más vulgar. Esa que se encuentra sin dificultad en cafeterías y restaurantes. El año pasado recaudó la friolera de 2.517 millones de euros, con un incremento superior al 13% sobre lo recaudado en 2005.

Los bingos, tras dos años de retroceso, lograron en 2006 mantener su cuota de mercado con 518 millones de euros jugados.

Mención aparte merecen los juegos controlados por el Estado, que recaudaron en la Comunidad Valenciana 1.243 millones de euros, un 5,3% más que la cantidad registrada en 2005. De cada cuatro euros jugados en la Comunidad Valenciana uno se gastó en loterías públicas.

El informe de la comisión del juego llama la atención sobre el hecho de que, aunque la lotería nacional sigue siendo la favorita de los jugadores (768 millones de euros) por delante de la lotería primitiva (242 millones) que permanece estancada, la modalidad que mayores crecimientos ha tenido ha sido el euromillón. Esta clase de apuesta del Estado registró un crecimiento del 25% respecto a 2005, año en el que ya tuvo una subida del 37% respecto a 2004.

La quiniela del fútbol de toda la vida sigue deslizándose por la pendiente, aunque lentamente gracias a la fidelidad de los futboleros, y sólo fue capaz de recaudar 53 millones de euros en todo el año pasado, con un retroceso del 5,3% respecto a 2005. La otra gran lotería, el cupón de la ONCE, logró remontar su caída en 2006 y recaudó 293 millones con una subida del 5,7%. La comisión técnica del juego abrió 51 expedientes por falta grave y recaudó 400.000 euros de multas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de diciembre de 2007