Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La negociación de la huelga de Metro se queda aparcada durante las fiestas

Sindicatos y empresas no logran un acuerdo, mientras la basura inunda los andenes

La cosa huele mal, y no es una forma de hablar. La primera semana de huelga de limpieza de Metro ha dejado huellas. Tras dos reuniones sin éxito -la última del pasado viernes duró más de 15 horas-, huelguistas y empresas no se han vuelto a sentar. Y no hay visos de que vayan a hacerlo hoy, día de Nochebuena. Los sindicatos aseguran que la negociación se para, al menos, hasta el miércoles 26 de diciembre. Tres días más de estercolero. Las empresas guardan silencio. Y Metro se mantiene al margen de una negociación infructuosa que tiene una víctima clara: el usuario.

En el metro se producen 2,5 millones de viajes al día. Una cifra que aumenta sensiblemente en Navidad, con cuatro millones de turistas en las calles. Son ellos quienes tendrán que soportar los efectos de la falta de acuerdo: sortear botellas, montañas de papeles y malos olores unos días más. Además, hoy y mañana, se reduce la plantilla de los servicios mínimos por tratarse de días festivos, según indican desde Metro sin facilitar cifras concretas.

Los 1.500 limpiadores de Metro están repartidos en cuatro concesionarias (Clece, Valoriza, Eurolimp y Ferroser) con condiciones laborales distintas. El lunes pasado iniciaron una huelga indefinida para pedir que se equiparen los sueldos -con diferencias de hasta 300 euros de salario base en trabajos idénticos-, además de un plus de peligrosidad y toxicidad del 20% del sueldo y jornadas de 35 horas semanales. Las empresas señalaron los primeros días que esas medidas suponen aumentar "hasta el 80%" los sueldos, algo "imposible" de afrontar.

Los huelguistas calculan que la basura acumulada se cuenta ya por toneladas. Las empresas no dan cifras. En Metro argumentan que es imposible de calcular. Pero empiezan a recibir quejas de los usuarios. Unas 20 reclamaciones hasta el viernes, según un portavoz.

"El pestazo a fruta podrida en La Latina ha sido insoportable durante días, aunque esta mañana está mejor", comentaba ayer Luis, asiduo de la línea 5. "Hay suciedad por todas las estaciones, pero más bien parecía que habían traído la basura de casa porque se veían cáscaras de naranja", comenta Rafael, otro usuario, en www.elpais.com.

Metro ha informado durante toda la semana de actos vandálicos en distintas estaciones y de basuras arrojadas a propósito, aunque no han puesto denuncias. Desde el comité de huelga admiten que algunos trabajadores han tirado desperdicios "de forma aislada". Argumentan que los empleados no entienden que Metro contrate nuevas empresas para "reventar" la huelga, un hecho que han denunciado en el juzgado y que Metro niega.

Tres de las cuatro firmas (Valoriza, Eurolimp y Ferroser) no dieron ayer su versión cuando fueron requeridas por este periódico. La cuarta, Clece, no pudo ser contactada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de diciembre de 2007