Ningún municipio gallego alcanza aún la renta media del resto de España

El Atlas de Caixanova revela que Galicia se alejó de la convergencia hasta 2005

Ni uno sólo de los 315 municipios gallegos ha alcanzado aún el nivel medio de riqueza de España. El dato prueba que la baja prosperidad económica de Galicia no es sólo un problema de las zonas rurales e interiores, si no un caso generalizado en toda la Comunidad.

El Atlas Socioeconómico de Caixanova, presentado ayer en Vigo, revela además que entre 2003 y 2005 (último año del que existen datos desagregados), Galicia se alejó de la convergencia económica con el resto de España. La renta per cápita (medida en renta familiar disponible por habitante) gallega en 2003 era 1.470 euros anuales inferior a la media española; en 2005 la diferencia era de 1.476 euros.

El Instituto Klein dice que el peor lastre de Galicia es su demografía

Más información

De todos los pueblos y ciudades gallegas de más de 10.000 habitantes, el que más se acerca a la riqueza media española es Ourense, con 13.076 euros, por los 13.309 euros per cápida de España.

Tras Ourense, la lista de las diez localidades más ricas de Galicia está integrada por Lugo, Santiago, O Barco de Valdeorras, Pontevedra, Oleiros, A Coruña, O Carballiño, Vigo y Viveiro. La relación indica que la mayor parte de los municipios gallegos están aumentando su renta media, más por descenso del denominador (población) que por el aumento del numerador (Producto Interior Bruto).

Por el contrario, la lista de las diez localidades más pobres aparece encabezada por A Laracha (A Coruña), con 9.916 euros de renta familiar disponible por habitante, más de 3.300 euros menos que la media española. Por delante de A Laracha se sitúan Boiro, Arteixo, Porto do Son, Rianxo, Carballo, Ribeira, Pobra do Caramiñal, Tomiño (Pontevedra) y Vilanova de Arousa.

Los pueblos más pobres

Por comarcas, las que aparecen definidas con mayor depresión económica son las áreas de la Costa da Morte y Ferrolterra, en el combinado de indicadores que incluyen tanto la renta per cápita, como el envejecimiento poblacional, crecimiento demográfico y actividad empresarial y comercial.

El profesor Pedro Chasco indicó ayer que el Atlas Socioeconómico de Caixanova "es, sin ninguna duda, el más completo estudio que existe a nivel autonómico, con una riqueza de datos que baja hasta el nivel local". Chasco es director de economía espacial del Instituto Klein, dependiente de la Universidad Autónoma de Madrid, que dirige el informe gallego desde hace tres años.

A pesar de los malos indicadores económicos, Chasco resaltó que el peor diagnóstico de Galicia se obtiene a partir de los datos demográficos. "Las conclusiones en los datos demográficos son dramáticas. No sólo son malos datos, si no que no se está produciendo convergencia con el resto de España, ni en crecimiento de población ni en envejecimiento ni en las tasas de personas dependientes", explicó el investigador del Instituto Klein.

Según Chasco el problema que muestran las estadísticas es de "muy difícil solución, porque ni hay unas bunas cifras de crecimiento vegetativo, ni de captación de inmigrantes, ni de rejuvenecimiento por otras vías".

El Atlas presentado ayer constata que la proporción de personas mayores de 65 años que viven en Galicia es la más elevada de España, con un 21,5% de toda la población (frente al 16,7% de media española). El índice gallego de dependencia (mayores de 65 años y menores de 16 años) alcanza en Galicia a casi la mitad de la población total (48,7%) y, concretamente en la provincia de Ourense, supera el 60%.

La mezcla ambos factores, economía y demografía, muestra una radiografía de Galicia muy distorsionada. Así las zonas que aparecen con mayor renta per cápita y más elevada productividad son, precisamente, aquellas que tienen estancada (o en retroceso) su población, aunque su riqueza apenas crezca.

Las contradicciones estadísticas debido al efecto demográfico son enormes. Los municipios de Lugo, Ourense u Ordes (A Coruña) aparecen en el estudio entre las veinte localidades gallegas con mayor productividad (valor añadido bruto por habitante), cuando en los tres casos más de la mitad de su población es improductiva y su PIB total apenas tiene peso en el total gallego.

El estudio también sitúa a Galicia por debajo de la media española en número de hijos por mujer (1), con lo que la tasa de reposición de la población gallega en 2007 continúa siendo muy negativo y sin importación de jóvenes extranjeros, como sucede en otras zonas de España.

El presidente de Caixanova, entidad patrocinadora de la investigación, felicitó ayer a la Xunta por su ambición al haber cifrado el objetivo de crecimiento económico de Galicia por encima del previsto por España. "Galicia tiene un objetivo de crecimiento del 3,5%, medio punto más que el español, y eso quiere decir que en 2008 estaremos más cerca de la media española de lo que estamos en 2007", señaló Julio Fernández Gayoso.

"Galicia va a acortar ese diferencial de riqueza, pero no sólo por el sector público, si no especialmente porque la economía privada gallega está mostrando un vigor muy interesante", opinó el presidente de Caixanova.

En la actualidad la diferencia de la riqueza media de un gallego con respecto al español medio es de un 11%, según los datos del Atlas Socioeconómico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de diciembre de 2007.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50