Touriño mantiene la previsión de que Galicia crecerá un 3,5% en 2008

La Xunta reformará en enero el impuesto de sucesiones y donaciones

El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, aseguró ayer que después de haber rebajado del 3,3% al 3% la previsión de crecimiento para España "la conclusión lógica" es que la Xunta haga lo mismo y reduzca su previsión del 3,5% para 2008. "Si nosotros corregimos algo", explicó Solbes, "supongo que ellos", en referencia al Gobierno gallego, "también lo tomarán en cuenta, como se hace siempre". "En este tipo de previsiones uno tiene que tomar en consideración un escenario base al que luego hay que ir añadiendo elementos positivos y negativos para llegar a la conclusión final", explicó.

Fontenla confía en que Solbes siga al frente de Economía tras las elecciones
El vicepresidente espera superar la desaceleración sin grandes dificultades

Más información

El vicepresidente realizó estas declaraciones durante una rueda de prensa en Santiago convocada después de entrevistarse con el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. Quizá por eso no quiso hacer de su opinión una recomendación. "No planteamos que la Xunta deba revisar" su previsión de crecimiento, puntualizó a instancias de los periodistas.

De hecho, el propio Pérez Touriño tomó inmediatamente después la palabra para asegurar que mantiene la previsión del 3,5%, medio punto más que la revisión a la baja anunciada por Solbes para el conjunto de España. El presidente gallego recordó que "la economía gallega ha crecido de manera reiterada y sistemática durante dos años seguidos por encima de la media española", por lo que consideró "coherente" mantener la previsión de Galicia.

No obstante, Touriño admitió que "la economía evoluciona y, ciertamente, si la evolución obligase a cambiar escenarios, desde el realismo y la prudencia, pues lo haremos". "Pero a día de hoy esto es lo que mantenemos de previsión para el año que viene", insistió.

Apenas unos minutos antes, Solbes había admitido que en relación con el futuro "es verdad que han surgido algunas turbulencias financieras" y "algo de incertidumbre de cara al crecimiento". El vicepresidente recordó cómo había decidido reducir el punto de partida del cuadro macroeconómico de una previsión de crecimiento del 3,3% "al entorno del 3%" y confirmó que las cifras que tiene previsto aprobar antes de fin de año para su remisión a Bruselas seguirán en torno a esa cifra. Con todo, insistió, "la economía conserva unos fundamentos muy favorables que sin duda propiciarán que superemos sin grandes dificultades este episodio de desaceleración".

Durante su entrevista en el Pazo de Raxoi, Touriño y Solbes aprovecharon para repasar las previsiones finales de inversión de los Presupuestos del Estado en Galicia para 2008. Ambos coincidieron en destacar que los 2.150 millones pendientes de aprobación en el Congreso el próximo jueves representan un esfuerzo "inédito" que triplica los fondos asignados a Galicia por los gobiernos del PP. La comunidad gallega, subrayó Touriño, afronta las incertidumbres de los próximos meses con la ventaja.

El propio vicepresidente elogió las cifras de crecimiento de Galicia y la evolución de su tasa de desempleo, "algo mejores" que los del conjunto de España.

Ambos estuvieron de acuerdo también en la conveniencia de mantener el impuesto sobre sucesiones y donaciones, aunque sea sometido a una rebaja. El presidente de la Xunta anunció una "revisión profunda" de este tributo para ganar competitividad frente a otras comunidades a través de un proyecto de ley que su Gobierno aprobará el próximo mes de enero.

Touriño recordó que "siempre mantuvo" su apuesta por "revisar, no suprimir", este impuesto, en la misma línea que el vicepresidente económico. Después de que el ministro defendiese su reducción, el presidente destacó que la política económica del bipartito "marcha en la línea de coherencia imprescindible" con el Gobierno central, puesto que también concuerda con otras propuestas de Madrid como la liquidación del tributo de Patrimonio anunciada por José Luis Rodríguez Zapatero si continúa en La Moncloa después de las elecciones del 9 de marzo.

Solbes acudió después al Hostal dos Reis Católicos para participar en un almuerzo con empresarios organizado por la patronal gallega, el verdadero motivo de su visita a Galicia.

Allí tuvo que escuchar las "inquietudes" del presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Antonio Fontenla, ante la aparición de "los primeros signos" de desaceleración económica. Para combatirla, Fontenla reclamó la flexibilización del mercado laboral, una reducción de los impuestos que pagan las empresas y nuevos incentivos para la investigación y el desarrollo. Estos ámbitos, aseguro, "siguen siendo las grandes asignaturas pendientes".

El presidente de la patronal gallega reclamó además contención en el gasto público y al mismo tiempo "una mayor apuesta inversora del Gobierno central hacia Galicia", porque "siguen siendo claras las deficiencias". Pese a estas referencias críticas, Fontenla, animó a Solbes a volver a Galicia y se mostró esperanzado en que pueda hacerlo "de nuevo como vicepresidente económico, porque la economía bajo su dirección nos hace confiar en que el sentido común de los empresarios alcanza también la gestión de los grandes presupuestos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 17 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50