Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baltar: "Mi caciquismo parece rancio, pero el del PSOE y el BNG es peor"

El líder del PP orensano amenaza al bipartito con "sacar listas de los cajones"

El presidente del PP y de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, reivindicó ayer públicamente su papel de "precursor del caciquismo" gallego para denunciar el intento de emulación que están haciendo, en su opinión, socialistas y nacionalistas. "Mi caciquismo parece rancio, parece del siglo XVIII o XIX, pero ellos están creando el del siglo XXI, que es peor", sentenció.

Baltar, que compareció en conferencia de prensa para anunciar la celebración de unas jornadas de debate sobre el futuro de las diputaciones, asumió sin reparo alguno su cuestionada política de contratación de personal, su apoyo económico -a través de subvenciones de la Diputación- a los ayuntamientos del PP y la creación de una nueva categoría de personal de la institución, el laboral indefinido, cuestiones todas éstas que apenas unos minutos antes había denunciado el portavoz del BNG en la Diputación, Xosé Manuel Pérez Bouza. "Pues claro que sí", reconoció abiertamente ante las imputaciones, "pero porque todo es legal y porque los concellos del PP se cansan de peregrinar por la Xunta sin conseguir nada. Así que ante el sectarismo de la Xunta, la Diputación actúa como mecanismo corrector", explicó.

Sobre el caciquismo de nuevo cuño que imputa a PSdeG y BNG, fue explícito al denunciar que la Xunta -citó a las consellerías de Medio Rural y Medio Ambiente- utiliza el mismo sistema de contratación. "Me están legitimando", replicó para destacar a continuación que ambas formaciones políticas se hartaron de denunciar las fundaciones creadas por el PP y ahora "resulta que ellos montan chiringuitos, como Tragsa o Seagasa, para que hagan de intermediarias y les contraten al personal que ellos les indican y poder aparecer así limpios y puros, sin quemarse".

Embalado en la denuncia -"estoy mucho más cómodo ahora que hace dos años", aseguró aludiendo al papel de oposición del PP gallego- amenazó a quienes le acusan de seguir contratando personal en la diputación y de convocar nuevas oposiciones, las últimas fijadas para coincidir casi con las elecciones: "Si insisten, empiezo a sacar listas de los cajones; pero ahora ellos están callados, claro, ahora esas denuncias sólo las pueden hacer los periodistas".

Pero en cuestión de caciquismo, el presidente provincial del PP dejó claro que no admite lecciones. "Con sus actuaciones están legitimando todo lo que yo llevo hecho", insistió en referencia a socialistas y nacionalistas, "porque resulta que fui un precursor y, o copiaron todos o aprendieron en el mismo libro o fueron a la misma escuela", sentenció. Pero Baltar advirtió, al mismo tiempo, que en materia caciquismo "está ya todo inventado" y matizó que socialistas y nacionalistas "ni son más listos, ni son mejores políticos ni nada de nada". "Lo que pasa es que nosotros tenemos más vergüenza que ellos, porque hay cosas que no nos atrevemos a hacer", agregó. Finalmente retó a los socios del bipartito: "Que prediquen con el ejemplo" si quieren seguir denunciando su política en la Diputación, sobre la que lamenta incluso no haber ido más allá: "Fui bastante parvo en el tiempo que pasó, ¡pero es que creía que ellos eran más honrados!", justificó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2007