Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pascual Estevill, testigo de bodas de un guardia civil preso

La escena vivida ayer en la cárcel de Quatre Camins es de las que merecen ser explicadas. El ex juez Luis Pascual Estevill y el ex policía Antonio Guirado, condenado por el secuestro de la farmacéutica de Olot, oficiaron de testigos de boda de un preso. Pero no de un recluso cualquiera, sino de un ex sargento de la Guardia Civil, Luis P., condenado a 10 años de cárcel por tráfico de drogas.

De la novia ha trascendido que pertenece a la Guardia Civil y que está destinada en Algeciras. La ceremonia fue religiosa y el regalo de bodas del penal fueron cinco horas de vis a vis y dos botellas de cava. Para entender lo ocurrido debe recordarse que en Quatre Camins, como en otras cárceles, hay un módulo reservado a presos como Estevill o Guirado, que fue policía local de Olot antes de participar en el secuestro de Feliu, que duró 492 días.

Con ellos coincidió en la cárcel el novio, que había sido jefe de la sección de seguridad del aeropuerto de El Prat hasta que, en el año 2000, fue sorprendido con seis kilos de cocaína en la sala de recogida de equipajes de El Prat. Allí esperaba a su ex mujer, Cristina H., y a dos amigas de ésta. Todas regresaban de Caracas, vía Hamburgo, a donde habían viajado para buscar la droga. La Aduana de la ciudad alemana alertó de que en los botes de champú de las maletas se escondía la cocaína. Y así era.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de diciembre de 2007