Reportaje:

Te deseo una Navidad musical

Un colectivo artístico barcelonés crea una instalación con un abeto interactivo que permite convertir cualquier fantasía en melodía musical

Cansado de belenes, carteros reales e improbables papás noeles, y convencido de que otra Navidad es posible, el colectivo barcelonés Narac i Els Altres ha creado una instalación interactiva que sumerge al público en un universo onírico y le permite convertir sus deseos en música. La obra, que se encuentra en la plaza del centro comercial Maremagnum, al final de la Rambla barcelonesa, hasta el 7 de enero, reproduce la familiar silueta de un gigantesco árbol de Navidad de ligera y esponjosa tela blanca. Hasta aquí nada nuevo: la sorpresa está en el interior.

Con un láser dibuja sus deseos y a partir de ahí surgen los sonidos

Tras acostumbrar los ojos a la desconcertante oscuridad, interrumpida por brillos y destellos, y armarse de un pequeño puntero láser, de los que a veces cuelgan de los llaveros, el visitante puede dar rienda suelta a su creatividad. Como si de una varita mágica se tratara, el láser le permite materializar sus deseos en las paredes del espacio, en forma de palabras o dibujos luminosos que, mientras surgen de sus fantasías, se convierten en melodías.

El trabajo se enmarca en la línea empezada por Graffiti Research Lab (GRL), un colectivo de Nueva York, que ha transformado el concepto de arte urbano a base de puntos de luz, láser, electrónica barata, tecnología de software libre y mucho ingenio. En Barcelona se les pudo ver la pasada primavera, cuando con una bicicleta equipada con un proyector, un generador y un puntero láser, llenaron de graffiti de luz la fachada del Museo de Arte Contemporáneo y otros edificios emblemáticos de la ciudad. "Utilizamos el trabajo de GRL para marcar nuestro inicio y avanzar en el desarrollo de una interactividad a gran escala, para espacios públicos, que funciona de forma intuitiva e inmediata con personas muy diferentes, desde niños hasta amas de casa, y no sólo jóvenes interesados por los nuevos medios", explica Joan Achón, diseñador gráfico y fundador del grupo Els Altres, que se unió recientemente al escenógrafo Gonzalo David de Sauzeda, alias Narac.

"Nos interesa la faceta más mágica de la tecnología y su asombrosa capacidad de generar maravillas. Nuestro lienzo -por así llamarlo- tiene camuflado un pentagrama, así que el usuario en realidad está dibujando una línea de sonido que un software, diseñado especialmente para ello, convierte en audio", explica Marcos Alonso, autor de la aplicación informática, bautizada Aurora, que transforma letras y dibujos en sonidos, más o menos melódicos según la sensibilidad de quien los genera.

Artista, ingeniero y programador del Grupo de Tecnología Musical de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, Alonso firma también el diseño y las aplicaciones gráficas de reacTable, un innovador instrumento musical interactivo y colaborativo, cuya popularidad se disparó cuando la cantante islandesa Björk adquirió un ejemplar para su última gira mundial. El reacTable es una mesa luminosa con una serie de objetos, cuyos pictogramas han sido diseñados por Els Altres, que los usuarios deben mover para generar topologías sonoras complejas y dinámicas. A la espera de que se convierta en un instrumento musical de uso común, como sucedió con el sintetizador en la década de 1960, y mientras siguen llegando solicitudes de compra y propuestas de comercialización, incluso de la empresa del músico Peter Gabriel, Alonso ha instalado el reacTable en la cúpula de la Torre Agbar de Barcelona y está trabajando para sincronizarlo con el sistema de luces del icónico edificio de Jean Nouvel. Desde allí dará las campanadas -nunca mejor dicho- de Fin de Año para TV-3, la televisión catalana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de diciembre de 2007.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete