Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE aprueba los plazos de la Xunta para sanear la ría de Vigo

El bipartito confía en evitar la multa de 20 millones por los vertidos a la bahía

Galicia sabrá el martes si debe pagar una multa de más de 20 millones de euros por la grave contaminación que sufre la ría de Vigo, uno de los bancos marisqueros más importantes del mundo. El consejo de comisarios de la Unión Europea se reunirá ese día para decidir si el plan de saneamiento presentado por la Xunta para frenar la sanción es lo suficientemente convincente.

El conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, se entrevistó ayer en Bruselas con altos cargos de la Unión para intentar persuadirles de que, con las obras previstas, las aguas de la bahía viguesa tendrán en el primer semestre de 2011 una calidad aceptable para producir moluscos.

La depuradora viguesa se licitará en el segundo semestre de 2008

A la salida de la reunión, Vázquez se mostró "tranquilo" y "convencido" de que las autoridades comunitarias considerarán que el Gobierno gallego "ha hecho los deberes" con el "proyecto tecnológico, económico y político" para descontaminar la ría viguesa. En declaraciones a Europa Press, el conselleiro aseguró que su plan para frenar la multimillonaria sanción, impuesta durante el mandato del anterior Ejecutivo, recoge "todas las exigencias" de la UE e, incluso, "va un poco más allá".

Los miembros de la delegación gallega se mostraron optimistas y destacaron que el plan de saneamiento fue valorado "de forma muy positiva" por los representantes de la UE "tanto económica como técnicamente". Vázquez aprovechó para criticar que el equipo de Manuel Fraga abandonase la Xunta sin "asumir" la sanción, pese a que los trámites estaban "muy avanzados". "En dos años hemos conseguido hacer los deberes que no se han hecho en años anteriores", subrayó.

La lista de obras imprescindibles para que se pueda seguir mariscando en la ría viguesa incluyen la construcción de nuevas depuradoras de aguas residuales en Vigo y Baiona; la desinfección y mejora de las plantas de Cangas, Soutomaior, Redondela y Lagares (la actual depuradora de Vigo); y la construcción de colectores de saneamiento para las áreas rurales de Baiona, Vilaboa, Cangas, Gondomar, Vigo, Nigrán, Soutomaior, Redondela y Moaña.Vázquez y el director general de Desenvolvemento Sostible, Emilio Fernández, defendieron ante el director de la Unidad de Aguas y Cohesión del Departamento de Medio Ambiente de la Comisión Europea, David Grant Lawrence, que las infraestructuras y el dinero previstos son suficientes para erradicar la contaminación de la ría de Vigo y cumplir la normativa europea. Los representantes del Gobierno gallego utilizaron una aplicación informática para demostrar cómo se anularán los puntos de vertido que actualmente emponzoñan la ensenada.

El sistema tiene en cuenta las corrientes, las condiciones meteorológicas y los puntos de vertido para predecir el itinerario de la polución en la ría y averiguar, por ejemplo, si las sustancias contaminantes se dirigen o no a las bateas de mejillón de la bahía. La consellería pretende utilizar en un futuro esta aplicación para controlar de manera permanente la situación en el resto de rías gallegas.

Según fuentes de la Consellería de Medio Ambiente, los responsables comunitarios han aceptado los plazos de tiempo para ejecutar los proyectos, incluidos los de la nueva depuradora de Vigo, la obra más complicada y la que arrastra un mayor retraso. La instalación, que se ejecutará por el deficitario funcionamiento de la planta construida hace sólo 10 años, no se podrá sacar a concurso hasta el segundo semestre del año que viene. En la actualidad se está redactando el anteproyecto, pero no estará listo antes de final de año, como se pretendía en un principio.

Fuentes de la Xunta explican, con todo, que a la UE se le han comunicado los plazos más probables, aunque no se descarta que se puedan acortar. La nueva depuradora de Vigo costará 160 millones de euros. De este presupuesto, 104 millones los aportará el Ministerio de Medio Ambiente, 44,8 la Xunta y 11,2 el Ayuntamiento.

Al margen de la depuradora, en la ría ya se han completado los colectores y los dispositivos de tratamiento de las bacterias coliformes, procedentes de los vertidos fecales, según informan desde la consellería. Todos estos trabajos forman parte de un plan integral para sanear la ría de Vigo al que se destinarán cerca de 210 millones de euros.

De este presupuesto, unos 12 millones se destinan a reducir las descargas de coliformes en el mar y el resto financiarán otras obras hidráulicas para mejorar la calidad de las aguas. Todas estas actuaciones, afirma Vázquez, garantizan "la calidad ambiental y la protección medioambiental" de la ría de Vigo.

La Consellería de Medio Ambiente no se limitó a exponer en Bruselas sus planes para sanear la castigada ensenada viguesa. El conselleiro explicó a los miembros de la Unidad de Aguas de la Unión Europea sus proyectos para erradicar los vertidos al resto de rías gallegas, a las que van a parar desde hace años millones de metros cúbicos de aguas fecales sin tratar. Para resolver el problema, la Xunta prevé sacar a concurso antes de febrero 20 nuevas depuradoras, que permitirán cumplir la normativa europea sobre calidad de aguas. En estas plantas se invertirán 150 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de diciembre de 2007