Reportaje:

Dos kilómetros de estanterías al año

La Administración de Justicia se deshace de 72,5 toneladas de sumarios antiguos

En un país tan pequeño no hay suficiente espacio para tanto papel. Las estanterías que soportan los sumarios judiciales incoados en la comunidad autónoma, si se colocaran una detrás de otra, unirían Vitoria con Bilbao. Y los legajos crecen sin parar. En total son 270.000 los nuevos casos que ingresan cada doce meses en las sedes de los 14 partidos judiciales con que cuenta Euskadi.

Los expedientes que entran cada año hacen necesarios dos kilómetros de estanterías nuevas para su archivo, lo que resulta insostenible. "En este momento podemos calcular que tenemos un fondo documental de unos seis millones de expedientes a la espera de ser expurgados", asegura la directora de Relaciones con la Administración de Justicia, Inmaculada de Miguel.

Mientras no llegue la nueva oficina judicial electrónica, la única solución es reciclar el papel. Pero con los documentos judiciales no es tan sencillo como pensarlo y hacerlo. Corresponde a un órgano llamado Junta de Expurgo decidir los criterios para hacer limpieza en los atiborrados anaqueles ubicados en los bajos de los juzgados. "Ya no hay tanto polvo como uno se imagina por las películas, ni telarañas terroríficas. Pero es, sencillamente, porque no cabe ni un alfiler", sostiene un funcionario que presta sus servicios moviendo y registrando documentación.

El problema de la saturación de expedientes comenzó a resolverse en 2004, unos meses después de aprobarse una normativa por la que se capacitaba a las comunidades autónomas para constituir las denominadas Juntas de Expurgo, con control judicial y administrativo.

Se trata del Real Decreto de modernización de archivos judiciales, que sustituyó a la anterior regulación de 1911. "Desde que se constituyó la Junta de Expurgo en el País Vasco se han destruido ya expedientes con peso total de 72,5 toneladas", explica De Miguel.

La Junta vasca de Expurgo se constituyó el 11 de noviembre de 2004 y la preside el juez decano Alfonso González-Guija. También la integran la Fiscalía, los secretarios judiciales, y miembros de los departamentos de Cultura y Justicia del Gobierno vasco. Sus miembros están capacitados para remitir a los archivos históricos aquellos expedientes judiciales que consideren de interés para su estudio.

"En la actualidad estamos en el proceso de destrucción de una gran cantidad de expedientes expurgados de los partidos judiciales de Bilbao, Barakaldo, Durango, Getxo, Bergara e Irún según lo publicado en el Boletín Oficial del País Vasco el 17 de mayo de 2007 por la Junta de Expurgo", cita De Miguel. En este momento, los últimos expedientes destruidos son los fechados a partir del año 1980, y ahora se va a llegar hasta 1996.

El criterio fundamental de selección para el expurgo es el temporal. En cada jurisdicción, cada tipo de procedimiento judicial tiene un periodo de prescripción, transcurrido el cual ya pierde toda vigencia y no es ejecutable. Sin embargo, los expedientes anteriores a 1960 se reciben en el archivo histórico.

Los expedientes no se pueden eliminar sin antes abrir un periodo de exposición al público de dos meses para que los ciudadanos afectados en los casos puedan reclamar los documentos aportados en su día al juzgado. Transcurrido ese plazo, se ejecuta el acuerdo de la Junta de Expurgo y la Dirección de Relaciones con la Administración de Justicia prepara los envíos del papel para reciclar. Lo hace con empresas especializadas que certifican la completa destrucción de los documentos y garantizan la reutilización del papel.

Últimos expurgos

- Diligencias previas de los años anteriores a 1996 en primera Instancia e Instrucción de Bilbao, y Barakaldo. Diligencias Previas de los años 1990, 1991 y 1992 de Instrucción 1 y 3 de Durango. Juicios de Faltas entre 1982 a 1986 de Instrucción de Durango.

- Diligencias previas de los años 1990 a 1995. Juicios de faltas de 1989 a 1995 y asuntos civiles del año 1989 en Instrucción de Getxo.

- Diligencias previas y juicios de faltas de los años 1993 a 1996 de los juzgados de Primera Instancia e Instrucción números 1, 2, 3 y 4 de Bergara, y 1,2 y 3 de Irún.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50