Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:14ª jornada de Liga

El Deportivo regala el triunfo a Osasuna

El equipo de Pamplona alivia su delicada situación

El Deportivo parece empeñado en poner fin a una larga singladura en Primera. Se sabía que durante esta temporada la pelea consistía en acomodarse en la zona templada de la clasificación, pero no estaba previsto que en Riazor se concediesen tantas facilidades a rivales inmersos en la misma guerra.

Ayer fue Osasuna el que alivió su delicada situación a cuenta de dos regalos. Son demasiados. El Depor sólo ha sido capaz de retener cuatro de los 21 puntos que se han puesto en juego en su estadio. El buen fútbol sin recompensa ya no es excusa. Osasuna asfixió la línea de creación y Sergio y De Guzmán movieron la pelota con más voluntad que criterio.

Osasuna llegaba con el rumbo indefinido tras sus tres últimas derrotas. Pero se encontró con un rival manso en el ataque, impreciso en la línea de creación y despistado en la defensa. Y con dos obsequios. El primero, a la vuelta del descanso. Un centro del mexicano Vela, desaparecido todo el partido, lo despejó la defensa del Depor hacia donde llegaba en solitario Plasil. El medio armó sin oposición la pierna izquierda y le salió una gran volea.

DEPORTIVO 1 - OSASUNA 2

Deportivo: Aouate; Manuel Pablo, Piscu, Coloccini, Filipe; Guardado, De Guzmán, Sergio, Riki (Taborda, m. 61); Verdú (Lafita, m. 66) y Bodipo (Rubén, m. 61). No utilizados: Munúa; Cristian, Juan Rodríguez y Chapi.

Osasuna: Ricardo (Elía, m. 81); Azpilicueta, Cruchaga, Miguel Flaño, Monreal; Plasil, Puñal, Font, Vela; Margairaz (Javi García, m. 83) y Dady (Pandiani, m. 81). No utilizados: Izquierdo; Portillo, Juanfran y Viana.

Goles: 0-1. M. 47. Volea de Plasil que se cuela por la escuadra. 1-1. M. 82. Rubén, en la línea de gol, tras un remate de cabeza de Taborda. 1-2. M. 88. Aouate falla en una falta lanzada por Dady.

Árbitro: Paradas Romero. Amonestó a Margairaz y Elía.

Riazor: 12.000 espectadores.

Con los delanteros Taborda y Rubén en el campo, el Depor se la jugó con un fútbol más directo. Así llegó el empate en el minuto 82. Ricardo, que chocó con la cabeza contra el poste, tuvo que ser sustituido por Elía. Rubén le batió a las primeras de cambio.

El empate gustaba a los dos equipos. Pero en ocho minutos el Depor puede estropear muchas cosas. Ayer le tocó el turno a Aouate. El portero israelí se tragó inexplicablemente una falta lanzada con timidez por Dady. La pelota recorrió a cámara lenta 25 metros y botó varias veces sin que nadie la interceptase.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 2007