Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña critica los datos que sitúan a Madrid como la región que más aporta

El Gobierno dice que las balanzas fiscales no miden la solidaridad

Las balanzas fiscales -la diferencia entre lo que aporta y lo que recibe cada comunidad de la Administración central- reabren la caja de los truenos del debate territorial. Varios partidos políticos capitalizaron ayer la publicación por parte de la Fundación BBVA de los saldos fiscales de las comunidades para desenterrar sentimientos de agravio o, como en el caso de Madrid, asegurar que se trata de la región "más solidaria y la que más contribuye a la caja común de la que se benefician todos los españoles", dijo el vicepresidente madrileño, Ignacio González.

El contrapunto lo puso el consejero de Economía andaluz, José Antonio Griñán: "Las balanzas fiscales son un ejercicio muy perezoso como instrumento de medición de la solidaridad, ya que no reflejan cosas importantes como los flujos comerciales, la dimensión territorial, la orografía, la demografía o la capitalidad, que atribuye muchos recursos a Madrid".

Según los datos de la Fundación BBVA, Madrid es, de largo, la comunidad con mayor déficit fiscal en España entre 1991 y 2005. Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana aportan también más de lo que reciben, y Andalucía presenta el mayor superávit fiscal. Pero algunos partidos desacreditaron ayer los resultados del informe, obra de los profesores Ezequiel Uriel y Ramón Barberán. Tanto ERC como ICV criticaron el "sesgo" del estudio, que incluye una sola de las metodologías de cálculo aprobadas recientemente por una comisión creada por el Ministerio de Economía.

Varios expertos consultados por este periódico son de la misma opinión, aunque coinciden en que los resultados obtenidos "son suficientemente significativos", según Guillem López, catedrático de la Pompeu Fabra.

Las balanzas fiscales no sirven para medir los flujos de solidaridad entre comunidades, destacó ayer el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda. Sin embargo, las interpretaciones de la mayoría de los partidos transitaban ayer por esa senda. CiU, al igual que ERC, exigió al Ministerio "que publique las balanzas según las dos metodologías". El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, negó que el concierto económico vasco constituya un elemento de "insolidaridad" con el resto de España y destacó que el mayor privilegio de territorialidad es "el vinculado a la capitalidad de Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2007