Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Touriño subraya que la policía gallega será "de colaboración"

Invitados del PP protestan en la tribuna del Parlamento

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, insistió ayer en el Parlamento en que el modelo de policía autonómico que impulsa la Xunta es "de colaboración" con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y no "de sustitución". En respuesta a una pregunta del portavoz del BNG, Carlos Aymerich, y con el reciente acuerdo del BNG con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero para desbloquear la negociación de nuevas transferencias, Touriño explicó que la ley de creación de la policía autonómica "fue diseñada con una vocación de máximos" pero recordó que el futuro de este cuerpo depende o de una reforma del Estatuto o de la modificación de la ley orgánica que regula los cuerpos de seguridad del Estado.

El presidente gallego calificó de "complejo" el diálogo pendiente con el Gobierno central para hacer posible la Policía de Galicia y recordó que en el País Vasco y Cataluña tardaron entre 15 y 20 años en cerrar sus respectivos modelos. La Xunta, explicó, defenderá "una policía que responda a la realidad de Galicia" y que "busque la colaboración y no la sustitución". La seguridad, subrayó, es un "ámbito muy sensible y no admite fallos ni precipitaciones". "Sabemos lo que queremos y tenemos una hoja de ruta" para conseguirlo, concluyó.

El representante nacionalista, según el cual el espíritu del pacto PSdeG-BNG sí incluye una policía "de sustitución", reclamó la transferencia de las competencias de Tráfico todavía pendientes, pero se mostró satisfecho con las previsiones del presidente. El Gobierno "hace los deberes y sigue un calendario lógico", reconoció Aymerich, pero el año que viene tiene que haber avances concretos que hagan realidad el nuevo cuerpo policial antes de que acabe la legislatura.

En la misma sesión de control el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, dibujó un panorama sombrío de la situación económica de Galicia a partir de la evolución de los tipos de interés y sus consecuencias sobre el poder adquisitivo, en especial de los más jóvenes, así como del incremento de los precios de productos básicos como las patatas, la leche, los huevos y el pan. Según sus cálculos, los gallegos pagan ahora 300 euros más al mes por la cesta de la compra que antes de que Touriño fuese elegido presidente. La solución al problema, explicó Feijóo, pasa por devolver dinero a la sociedad mediante rebajas de impuestos.

Crecer "más y mejor"

Touriño reprochó al líder del PP la utilización que hace de las cifras y, una vez más, se apoyó en los datos de crecimiento económico y del empleo para apoyar la tesis de que Galicia crece "más y mejor" que España y Europa, una afirmación que los diputados del PP recibieron en sus escaños con ostensibles gestos de burla y comentarios jocosos. "Es francamente difícil hacer un debate serio con usted", se lamentó el presidente, porque "no acepta el sistema de pesas y medidas". Lo único que hace es "catastrofismo" inventándose "achaques" económicos que Galicia no padece. Y "viene con el anecdotario de empresas que supuestamente se van de Galicia a Portugal y Marruecos: ¡Ya quisieran esos países tener la mitad de la confianza y la estabilidad de la economía gallega!", exclamó Touriño.

Durante la sesión de ayer la presidenta del Parlamento, Dolores Villarino, ordenó abandonar la tribuna de invitados a un grupo de vecinos de Mos que, pese a estar prohibido, manifestaron con carteles su oposición al trazado de la autovía Vigo-Porriño. El PP saludó a los expulsados con aplausos, lo que motivó la queja del PSdeG. Este es el segundo incidente de este tipo que protagonizan invitados del PP en la tribuna del hemiciclo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de noviembre de 2007