Quintana dice que su política social es una "revolución"

El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, situó ayer el Sistema Galego de Benestar a la altura de los instrumentos que han marcado "un antes y un después" en el ámbito social, al punto de considerarlo una "revolución institucional mucho más grande" que la que la sanidad y la educación públicas representaron "en su día".

En su intervención en la apertura de unas jornadas formativas para el personal de la Red de Centros de Día, que contará con un mínimo de 55 nuevas instalaciones cuando remate la legislatura, Quintana se mostró convencido de que, "en el futuro", la trascendencia del sistema que promueve su departamento "será valorado desde esa perspectiva".

Además, el titular de Igualdade e Benestar destacó el "carácter pionero" del trabajo acometido ("somos nosotros mismos los que lo construimos", apuntó), ya que "no hay ningún espejo en el que mirarse". "Al contrario, nosotros seremos espejo de otros procesos que se darán en el Estado y en toda Europa", declaró, "ya lo veréis".

Más información

Así, reivindicó las medidas adoptadas que permitirán llegar al año 2009 con 2.000 nuevas plazas en centros de día, una auténtica "inyección", a su juicio, por cuanto surgen para resolver una "situación precaria". "Ojalá partiésemos de cero, pero es que no partíamos ni de cero, partíamos de menos cinco..., de menos seis", lamentó, tras lo que recordó que más de cien personas se integrarán en el sistema.

Quintana recalcó que su objetivo es "institucionalizar" los servicios sociales a través de una "sólida" red pública, "la respuesta más ambiciosa que se ha dado en Galicia a todas aquellas personas que precisan apoyo social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de noviembre de 2007.