Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un choque de dos trenes afecta a más de 20.000 viajeros de cercanías

La colisión de dos convoyes de mercancías obliga a evacuar un colegio

Más de 20.000 usuarios resultaron ayer afectados por los cortes de circulación de trenes en la línea C-2 de Cercanías de Madrid debido a un choque entre dos trenes de mercancías. Los cortes afectaron a la línea que conecta la capital con Guadalajara y a cinco servicios de media distancia entre Madrid y Arcos de Jalón, Soria y Zaragoza. En el accidente no hubo heridos, aunque uno de los conductores tuvo que ser atendido en el lugar del accidente; fue dado de alta allí mismo.

"El golpe fue tan fuerte que la habitación tembló", recuerda una vecina

Los dos trenes de mercancías colisionaron alrededor de la una de la madrugada del viernes, en un cambio de vías a unos 300 metros del apeadero de Alcalá de Henares, en sentido Guadalajara. Uno de ellos, que circulaba en dirección a Barcelona, efectuó un cambio de vías para esquivar a otro tren estacionado y, cuando iba a regresar a la vía por la que debía circular para llegar a su destino, un tercer tren, en dirección a Madrid, le embistió frontolateralmente. Uno ellos transportaba chatarra y el otro, que iba vacío, conservaba gases tóxicos derivados de mercancías que había contenido recientemente en dos de sus cisternas, aunque no se produjeron fugas de gases.

Fueron los vecinos quienes avisaron a Emergencias del choque. "Estábamos en la cama cuando oímos un golpe muy fuerte. Hasta tembló la habitación. El ruido fue enorme y los trenes chirriaban", recordaba ayer Margarita, vecina del barrio. "Luego nos desalojaron; hacía un frío tremendo. Además, teníamos miedo de que hubiese pasado algo grave, de que alguien estuviese herido".

La colisión se produjo frente al colegio público Doctora de Alcalá, que suspendió las clases y derivó a sus alumnos a otro colegio de la ciudad, el Cristóbal Colón, al que, según fuentes del centro, no acudió ningún estudiante del Doctora de Alcalá en todo el día.

A primera hora de la mañana, Renfe estableció un servicio de seis autobuses para cubrir el tramo Alcalá-Guadalajara desde el apeadero de La Garena. "Los momentos más caóticos se han vivido esta mañana a primera hora", comentó ayer el jefe de servicio, José Matías. "A las siete podría haber aquí [en La Garena] cerca de 1.500 personas esperando los autobuses", añadió un técnico de Renfe. "La carretera estaba colapsada y sólo teníamos seis coches, de 55 plazas, que tardaban dos horas y media en hacer el recorrido de ida y vuelta. La espera media para subir a los autobuses era de hora y media. Había mucho nerviosismo", recuerda.

A lo largo de la mañana la flota de autobuses se incrementó hasta los 25 y disminuyó el flujo de viajeros. Sobre las 12.30, según informó el jefe de servicio de Renfe, quedó reestablecido el servicio de trenes entre Azuqueca de Henares y Guadalajara y sólo permaneció cortado el tramo Alcalá-Azuqueca.

De los autobuses bajaban y subían viajeros indignados. "Esta mañana he llegado casi tres horas tarde al trabajo", comentaba una joven, de camino al autobús hacia Azuqueca ayer por la tarde. "Ahora, de vuelta a Alovera, a ver qué me encuentro. Estoy harta: siempre hay retrasos, pero lo de esta mañana de los autobuses ha sido un caos".

Después de casi 20 horas de retirada de escombros, los trabajadores de mantenimiento del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) comenzaron las reparaciones de los carriles a las nueve de la noche de ayer. La compañía estimó que las vías estarían reparadas sobre las cinco de la madrugada, por lo que los primeros trenes de cercanías de hoy ya podrían circular con normalidad por este tramo si se cumplen las previsiones.

Adif ha abierto una investigación para aclarar las causas del accidente de trenes. Según informó, el choque pudo haberse producido porque uno de los conductores no se detuviese ante una señal, si bien será la investigación la que esclarezca si pudo haber un error técnico de señalización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2007