Reportaje:Clasificación para la Eurocopa 2008

Wembley sufre su Waterloo

Croacia vence en Londres (2-3), despide a Inglaterra del torneo y abre la puerta a Rusia; Portugal consigue el empate que requería; y Turquía asegura su plaza a costa de Noruega

Wembley es un escenario demasiado místico para que un buen equipo deje pasar la ocasión de tocar la gloria. Caso de Croacia, que aunque llegó clasificada a la cita, demostró porqué ha sido la selección más fuerte del grupo E. Con mucha diferencia. Ayer dio un golpe de autoridad en Londres, donde tumbó a la temerosa Inglaterra (0-2), que no pudo ni siquiera alcanzar el empate que le hubiera bastado. Pese al regalo que recibió el sábado pasado de Israel, que derrotó a Rusia (2-1), Inglaterra desnudó todas las carencias que la excluyen de la una Eurocopa, la de Austria y Suiza, después de haber disputado las últimas cinco. El combinado inglés pagó muy cara una trayectoria temblorosa en la que arrastró el escaso bagaje de su entrenador, Steven McLaren, la permanente inseguridad en su portería (tanto el titular Robinson como ayer el suplente Carson) y las lesiones de sus estrellas, Rooney, Owen y Terry, en los momentos clave, además de la escasa aportación de sus referentes internacionales: Gerrard y Lampard. McLaren será probablemente hoy el hombre más odiado de Inglaterra. En realidad, nunca fue querido. Ni siquiera cuando llegó al cargo, el 1 de agosto de 2006 para sustituir a Sven Goran Erikson, decepcionante en el Mundial de Alemania 2006. Second Chance Steve, es decir, el Segundón Steve, nunca se quitó esta etiqueta. Su trayectoria era considerada insuficiente para un reto como el de dirigir a Inglaterra. Había sido ayudante de Peter Taylor en la selección en 2000 y antes también fue segundo de Alex Ferguson en el Manchester United. ¿Su mayor logro? Haber coquistado al frente del Middlesbrough una Copa de la Liga en 2004 y, en el ejercicio siguiente, alcanzar la final de la Copa de la UEFA que perdió ante el Sevilla en Eindhoven por 4-0. La Rusia de Guus Hiddink cumplió modestamente en Andorra (venció 0-1), y consiguió inopinadamente la clasificación. Gran mérito una vez más el de este trotamundos entrenador holandés, que ha preparado a cuatro selecciones en cuatro grandes citas: Holanda, Corea del Norte, Australia y ahora Rusia.

Más información
"Somos fiables"
España se recrea
McClaren: "Es uno de los días más tristes de mi carrera"

Wembley abrió los ojos al partido anoche y se llevó el primer susto. El disparo de Kranjkar (m. 7) pasó por entre las piernas del joven portero Carson, elegido a última hora por McLaren por los errores del titular Robinson. Los pros conocen bien al centrocampista Niko Kranjkar, de 23 años, medio del Portsmouth y gran esperanza del fútbol croata. Acaba de empezar el sufrimiento inglés. Apenas cinco minutos después, Olic, delantero del Hamburgo, batió a Carson tras un inteligente pase de Eduardo da Silva, del Arsenal. Inglaterra pensó que era fuera de juego, pero no lo era. Lampard recortó distancias de penalti (m. 58). Y eso le llevó a pensar en la remontada. Poco después, un centro de Beckham desde la derecha lo bajó con el pecho Crouch y lo voleó a las redes. Lo había advertido el ojeador croata, Goran Vucevic: "Sólo tememos los centros de Beckham". Fue eso que los ingleses llaman un cross, un pase cruzado desde la banda, esa suerte con la que Beckham, que entró en la segunda parte para remontar, se ha labrado una larga y lucrativa carrera internacional. Todo marchaba sobre ruedas para los pros hasta que Petric soltó un zurdazo cruzado desde fuera del área que entró en la portería defendida por Carson (m. 75). Fin de la historia para Inglaterra. "No tengo excusa", había declarado McLaren.

Una derrota que convierte a Inglaterra en la única de las grandes selecciones que ha quedado fuera. Ya clasificadas Alemania, Holanda, Italia, Francia, Holanda y España, ayer se sumó Portugal, que empató en casa, justo lo que necesitaba, ante la discreta Finlandia (0-0). El partido supuso la vuelta al banquillo de Luiz Felipe Scolari, tras los tres partidos de descalificación por el puñetazo que le dio al serbio Dragutinovic. Turquía, con su victoria 1-0 ante Bosnia, logró también su plaza en la Eurocopa a costa de Noruega, a pesar de su triunfo en Malta (1-4).

De entre las ocho grandes selecciones clasificadas saldrá probablemente el ganador de la Eurocopa de Austria y Suiza, el 29 de junio de 2008 en la final en el Ernst Happel de Viena. A no ser que dé la sorpresa alguna de las otras aspirantes -Grecia (vigente campeona), República Checa, Polonia, Turquía, Croacia, Suecia y Rumanía, además de las anfitrionas Austria y Suiza-. Fuera se quedan la campeona de 1992, Dinamarca, Rusia, Bulgaria, Noruega, Serbia, la República de Irlanda y la meritoria Escocia.

Tras ganarle ayer a Hungría (1-2), el seleccionador alemán de Grecia, Otto Rehhagel, se convirtió en el entrenador que más partidos ha dirigido al combinado heleno, superando a Alketas Panagoulias, que dirigió en 74 encuentros a los griegos en tres periplos: 1973-1976, 1977-1981 y 1992-1994.

Crouch, a la izquierda, pelea el balón con Niko Kovac.
Crouch, a la izquierda, pelea el balón con Niko Kovac.AFP
Vídeo: CNN+

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS