Un cabecilla de la trama de Madrid fue encausado por cohecho hace 15 años

El funcionario fue absuelto y restituido en su puesto por Álvarez del Manzano

Uno de los supuestos cabecillas de la trama de corrupción en el Ayuntamiento de Madrid fue apartado de su puesto hace más de 15 años a raíz de la denuncia de un particular por cohecho que acabó dirimiendo un juez. El funcionario, Victoriano Ceballos Fernández, cuñado de un ex concejal socialista, resultó absuelto entonces por falta de pruebas y el primer Gobierno de José María Álvarez del Manzano (1991-1995) le restituyó en su puesto. Ahora, el juez ha decretado para él prisión en relación con la trama de cobro ilegal de comisiones desarticulada en el Ayuntamiento de la capital.

A pesar de su sospechoso historial, Victoriano Ceballos Fernández alcanzó la jefatura de la división de impacto y análisis ambiental, en la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid. Se trata de la concejalía donde se encontraba el núcleo duro de la presunta trama de corrupción municipal en la entrega de licencias de bares y locales comerciales ahora investigada.

El núcleo de la corrupción se encuentra en Medio Ambiente
Cinco de los 17 imputados fueron enviados ayer a prisión por el juez

Más información

De las 17 personas detenidas -un empresario y 16 funcionarios municipales de las gerencias de Urbanismo, Medio Ambiente y Vivienda, así como de las juntas de distrito de Centro, Chamberí y San Blas- sólo seis acudieron a declarar el sábado a partir de las nueve de la mañana a los juzgados de instrucción de Madrid, en la Plaza de Castilla. Cinco de esos imputados fueron enviados a prisión cerca de las cinco de la madrugada del domingo por el juez de guardia Francisco Javier Teijeiro. A uno de ellos se le impuso una fianza de 3.000 euros para quedar en libertad. El sexto quedó libre.

Tres de los cinco detenidos que el juez envió a prisión trabajaban para Medio Ambiente. Son, además de Victoriano Ceballos, Joaquín Fernández de Castro, jefe del departamento de Evaluación Ambiental, y Carmen Eulalia Ibáñez, asesora técnica del mismo departamento y que se declaró inocente a través de los ventanucos de los calabozos en declaraciones a la Cadena Ser el pasado sábado. "Estoy tranquila porque no tengo nada. Me han implicado en algo de lo que no soy responsable. Hay algunos que están bastante mal, los pedazo de cabrones que están metidos en el tema", dijo. Los otros dos encarcelados son Antonio Sanz Escribano y Santiago Castillo Moreno. Todos ellos negaron las imputaciones ante el juez, según fuentes cercanas a la investigación.

Ceballos, junto con sus otros compañeros, ingresaron en la cárcel el domingo. A las 4.45 y 4.55 de la mañana, dos furgones de la Guardia Civil abandonaron los juzgados de instrucción de Madrid a toda velocidad con los imputados a bordo.

Pero apenas diez minutos antes de que saliera el primer furgón de la Guardia Civil, varias personas empezaron a desfilar por el edificio de los Juzgados de primera instancia, sitos en la calle del Capitán Haya. Trataban de evitar a seis periodistas que se encontraban a unos 300 metros. Entre los que salieron estaban el único liberado y un segundo que probablemente podría ser el imputado al que se le había impuesto la fianza de 3.000 euros.

Uno de los liberados caminaba despacio junto con su abogado. "¿Tiene usted algo que ver con la Operación Guateque?". El hombre respondió tímidamente y con una cara muy cansada (había estado detenido tres días y pasado las últimas 20 horas en los juzgados de Plaza de Castilla): "No, no...". Inmediatamente, el abogado aceleró el paso y le dijo: "Vamos, Mario". Se trataba de Mario Mínguez Fernández, funcionario de la sección de Disciplina Urbanística de la Junta Municipal de Centro. Rápidamente, y ante los flashes de dos fotógrafos, Mínguez se metió en un coche particular que llevaba esperando fuera del edificio desde al menos las once de la noche del sábado. "¿Eres inocente?". No respondió. El coche partió inmediatamente.

Un segundo imputado trató de simular que hablaba por su teléfono móvil. De repente, una señora que debía ser familiar suyo salió de un Citroën Xantia gris, que también llevaba varias horas merodeando por los juzgados. La mujer le colocó un abrigo en la cabeza al tiempo que le gritaba: "Tranquilo, que soy yo". Entonces, la familiar le llevó hasta el turismo. Con las prisas, el hombre tropezó y se dio un buen golpe contra el canto de la puerta del coche. La mujer se puso nerviosa y gritó a los periodistas: "¡No tenéis vergüenza!".

Además de los seis que declararon en los juzgados de Plaza de Castilla durante todo el sábado y parte de la madrugada del domingo, otros 11 detenidos la semana pasada habían sido puestos en libertad con cargos durante la jornada, según confirmó una portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil. Los imputados están a la espera de que declaren esta semana ante el juez que lleva el caso, José Santiago Torres, del juzgado de instrucción número 32.

Según fuentes de la investigación, esta semana podrían producirse nuevas detenciones dentro de la investigación de la Operación Guateque.

Mario Mínguez Fernández, imputado por la <i>Operación Guateque,</i> sale en libertad al filo de las cinco de la madrugada del domingo.
Mario Mínguez Fernández, imputado por la <i>Operación Guateque,</i> sale en libertad al filo de las cinco de la madrugada del domingo.CLAUDIO ÁLVAREZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de noviembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50