Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Beckham, modelo de calzoncillos

El futbolista firma un contrato de 20 millones con Armani

David Beckham no atraviesa su mejor momento futbolístico. ¿Importa a alguien? No a Giorgio Armani, que ha escogido al futbolista británico metido a estrella del firmamento de Los Ángeles para que sea la imagen de la línea de ropa interior masculina que el modista italiano lanzará en enero. Por quedarse en paños menores, el deportista cobrará 20 millones de euros por un compromiso de tres años.

Con el cuerpo de Beckham, Armani -que además de empleador se cuenta entre los amigos del futbolista- trata de introducirse en el mercado estadounidense de ropa interior a través de un acuerdo con los grandes almacenes Bloomingdale's y Macy's. Durante décadas, Calvin Klein ha acaparado el mercado con holgura merced a esos calzoncillos que inevitablemente asoman por encima de los pantalones.

Beckham ya fue, en cierta forma, modelo de Armani en 2002. Cuando la selección británica utilizó como uniforme uno de los los trajes impecablemente cortados del diseñador italiano. La fotos de la campaña las firman Mert Alas y Marcus Piggott, pareja decisiva en la moda del cambio de siglo.

Mientras tanto, su mujer Victoria, ingrediente inevitable en cualquier historia sobre David, se prepara para una gira mundial con las Spice Girls y amenaza con dedicarse enteramente al cine. Según parece, Victoria se quedó encantada con su experiencia como estrella invitada en la versión norteamericana de Betty la fea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de noviembre de 2007